Tórrez nada contra la corriente hacia el podio de Cocha 2018

Escrito por  APG Mar 26, 2018

El triunfo no espera sentado y por eso la nadadora Karen Tórrez se despierta a las 05:00 para salir de su domicilio, en la ciudad de La Paz, con rumbo a su centro de entrenamiento, a la Universidad y a cumplir con su trabajo en busca de seguir mejorando su rendimiento y ganar una medalla en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

“Todos nos preparamos de la manera que podemos. Nos falta mucho trabajo, hubo alguna ayuda con el programa Equipo Bolivia, pero se terminó. La mayoría (de los deportistas) solventamos nuestra preparación como podemos, en mi caso con apoyo de auspiciadores”, declaró Tórrez a APG Noticias.
Pese a que las condiciones de preparación dentro del país no son las adecuadas por la ausencia de políticas deportivas, los deportistas bolivianos quieren voltear todos los pronósticos y de manera particular emprenden su preparación para pisar el podio.
Uno de estos ejemplos es Tórrez, oriunda de Cochabamba, pero desde el año pasado radica en la ciudad de La Paz, donde trabaja como entrenadora en el Club Hípico Los Sargentos y va formando a los nuevos talentos.
Con 25 años, la cochabambina es la principal carta de triunfo que tiene Bolivia en natación. Representó a Bolivia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, y en los Juegos Bolivarianos Sucre 2009 comenzó la cosecha de medallas con su primer bronce en competencias internacionales y en noviembre pasado ganó oro en los Bolivarianos de Santa Marta en la prueba de los 50 metros estilo Libre con un récord de 25 segundos y plata en los 100 metros Libre con 56”14.
Tórrez contó que se despierta a las 05:00, desayuna, se alista y sale rumbo al Club Hípico Los Sargentos (Obrajes, zona sur) y de 06:00 a 07:30 cumple con su sesión de entrenamiento en la piscina. De 08:30-12:00 asiste a sus clases en la carrera de Nutrición y Dietética en la Universidad Mayor de San Andrés (Umsa).
Hay días en los cuales debe regresar a los estudios en horas de la tarde, pero durante la semana, desde las 17:00 hasta las 20:30, trabaja como entrenadora en Los Sargentos. De regreso a casa, toma los libros para estudiar y prepara las actividades del día siguiente.
Ingresar a este ritmo fue sencillo para Tórrez, durante tres años estuvo practicando en el Centro de Alto Rendimiento (Car) en Sant Cugat del Vallés, en Barcelona (España) gracias a una beca otorgada por Solidaridad Olímpica, por intermedio del Comité Olímpico Boliviano y esa experiencia le permitió enfocar con una visión más metódica su carrera deportiva.
La nadadora boliviana recordó que en Barcelona se despertaba a las 06:00, a partir de las 07:00 ya estaba en la piscina, alternando con sesiones cardiovasculares. Luego del almuerzo, tenía un tiempo de descanso y desde las 16:00 hasta las 20:00 volvía a la pileta. Sin olvidar los test fisiológicos de rutina.
“Allá es más profesional el deporte, acá es difícil”, indica Tórrez en referencia no sólo a lo que ocurre en España, sino en los países vecinos que cuentan con un Centro de Alto Rendimiento, como Chile y Argentina, y remarcó que “En Bolivia no es así, todavía el deporte no es profesional; o entrenas o trabajas”.
Colocar el deporte boliviano en otro nivel forma parte de las responsabilidades asignadas a las autoridades gubernamentales, pero hasta el momento no hubo una iniciativa a largo plazo desde la creación del Ministerio de Deportes (2014).
“Es algo bueno los Juegos Plurinacionales, lo aplaudo, pero se descuida el deporte de alta competencia”, lamentó Tórrez, cuyo pasó por España le dejó muchas enseñanzas y espera que ese tratamiento se aplique en el país sea científico con preparadores físicos, nutricionistas, deportólogos detrás de los deportistas haciendo un seguimiento particular y sostenible en el tiempo.
Restan dos meses para el inicio de los Juegos Suramericanos, Tórrez no baja la cabeza y con optimismo mencionó que: “Hay una buena posibilidad de ganar medallas. Argentina y Brasil son países fuertes, pero daré lo mejor de mí como lo hice en otros campeonatos”.
A medida que los Juegos se aproximan, Tórrez pasará a entrenar a doble turno, tendrá sesiones en el gimnasio para fortalecer la masa muscular. Como nutricionista sabe que todo este trabajo requiere de un régimen alimenticio.
“La nutrición es un plus en la preparación. En la alimentación suele existir fallas, cada detalle cuenta, porque hay que adaptar la alimentación a la disciplina en la que compites”, explicó Tórrez, quien alista su cuerpo para competir en los 50 metros y 100 metros Libre, 100 metros mariposa (depende de una decisión técnica), 4x100 metros Libre y 4x100 metros Combinado.
Su empeño la hizo dueña de 11 récords absolutos hasta el momento: 50 m. Libre con 25”00, 100 m. Libre con 56”14, 200 m. Libre con 02´05”74, 400 m. Libre con 04´38”91, 800 m. Libre con 09´41”72, 1.500 m. Libre con 18´25”11, 50 m. Espalda con 31”31, 100 m. Espalda con 01´07”90, 50 m. Mariposa con 28”31, 100 m. Mariposa con 01´02”42 y 200 m. Combinado con 02´28”29.
Con este currículo deportivo, es un ejemplo para los nadadores bolivianos. Con la modestia que le caracteriza, Tórrez indica que hay buenos prospectos en la categoría Juvenil para tomar la posta, entre las cuales están Valentina Aloisio, Silvana Quiroga, por citar algunas, y que la Federación Boliviana de Natación (Febona) está fuerte, dando saltos adelante.