Con Karim Benzeman y Gareth Bale en la “lista negra”, la cúpula del elenco blanco está dispuesta a desembolsar una fortuna en futbolistas de ataque que ayuden a que Cristiano Ronaldo recupere su capacidad goleadora y su nivel.