Del libro: Historia del periodismo boliviano El Porvenir de Baures

Escrito por  Dic 18, 2016

Eduardo Ocampo Moscoso. Año 1978

Pag 359

EL PORVENIR de Baures
Este periódico que llevó el mismo nombre del editado, años atrás, en Magdalena, fue fundado en Baures el 6 de mayo de 1909 y fue un vocero de carácter político, comercial e industrial. Las referencias que de él poseemos sólo se concretan a las relacionadas con su VII aniversario el 6 de mayo de 1916. En un artículo denominado “El Cnl. Carmelo López y su vida”, decía, entre otras cosas:

“En consorcio de otros no menos patriotas industriales como los Busch, Ruiz, Ojopi, hizo traer una imprenta en la que fundó el periódico EL PORVENIR de Baures, colaborado eficazmente por su actual director (Juan B. Coimbra).
Don Marcelino Clementelli, otro impulsor de las actividades periodísticas en el Noroeste boliviano, y director - fundador de EL IDEAL BENIANO, al cumplirse el séptimo aniversario de EL PORVENIR, expresaba a su entrañable amigo Juan B. Coimbra:
“Pero me figuro que el artista más bohemio y más sufrido es el periodista; el que alienta todas las vibraciones del movimiento universal, reproduce como un eco todo lo que interesa a las curiosidades del vulgo; defiende sus intereses comunes y hasta sus caprichos, exponiendo reputación y tranquilidad. La abnegación es la virtud más saliente del que se ofrenda en el sostenimiento de un periódico, tanto más difícil cuanto más discutido en pueblos donde se aprecia más que el valor numerario”.
Además, en otra carta de Clementelli, dirigida desde Magdalena con fecha 25 de mayo de 1916, a su amigo Juan B. Coimbra, residente en Baures, le decía:
“Estimado colega y amigo:
A ti, querido amigo, van dirigidas mis pobres palabras de aliento al congratularos en el cumplido VII aniversario de EL PORVENIR, al que habéis sabido imprimir un rumbo, cual piloto que navega llevando su frágil barco, unas veces en aguas tranquilas y cuántas en medio de las zozobras y las inquietudes de una mar con sus olas embravecidas.
¡Bellísima creación la del inmortal Guttemberg y los que prosiguieron en el perfeccionamiento de los caracteres de la imprenta!
La imprenta es el arma más terrible para los déspotas; si no hubiera imprenta, la humanidad todavía estuviera asechando el palacio para vengar las injusticias de los tiranos contra el pueblo; pero el pueblo vive tranquilo en sus faenas cotidianas del trabajo, confiado en los que, desde las cajas tipográficas, lo defienden y marcan derroteros en condiciones que satisfagan las necesidades presentes y futuras de la patria y la seguridad y tranquilidad del hogar. Hablo de la buena prensa.
EL PORVENIR hasta aquí, ha cumplido su misión patrocinando los derechos del hombre; bendita libertad! La civilización ha conquistado ese hermoso emblema que el primero que lo hizo flamear fue el Mártir del Gólgota; el sabio político que se adelantó a nuestra época. Vinculemos con sinceridad los intereses fraternales de Bolivia, y la suerte de la patria que invariablemente marchará a su grandeza.
No os decepcione llevar sólo el peso dé la pluma y el rodillo a la vez, o ser cajista y tintista al mismo tiempo: mira el camino por donde caminan los patriotas, está casi desierto... son más los dedos de la mano que los que quedan en la brecha; pero él necesita defensores de las libertades públicas.
La recompensa? La señala una cruz u otro trofeo puesto por la esposa o el amor filial en el panteón de la eterna Democracia.
Vuestro viejo amigo liberal, os saluda en el glorioso aniversario del primer grito de la emancipación americana”, (fdo.) Marcelino D. Clementelli.
La anterior carta fue reproducida en el Nº 195 de EL PORVENIR, Baures, correspondiente al 16 de Julio de 1916.
Con referencia a don Juan B. Coimbra, corresponde añadir que, años atrás, había sacado a luz el periódico EL MARCONI de Baures, en una imprenta importada de Alemania, el año 1905, por el infatigable don Carmelo López y por los prósperos industriales: hermanos Nemesio Ojopi Vaca, Uldarico Viera Vaca y Benigno Moreno Vaca.
Tiempo después, la imprenta de EL PORVENIR fue dividida en dos. Una parte de ella se la cedió a las misiones católicas de Guarayos (Santa Cruz), y la otra fue llevada a Villa Bella en 1917 y, posteriormente a Magdalena, donde siguió editándose EL PORVENIR hasta llegar a su número 117. Según referencias de Jorge Coimbra Ojopi, hijo del gran escritor de “Siringa”, Gerardo Ojopi trasladó esos talleres a Trinidad, donde se publicaron los semanarios SURCO y EL IDEAL.

**********
Pag 430

EL PORVENIR en Magdalena
El mismo año de 1918, el notable escritor y esforzado colonizador del Beni, Juan B. Coimbra, trasladó los talleres del periódico EL PORVENIR, que hasta entonces se editaba en Baures, a su nueva residencia en Magdalena. En esa capital de la primera sección de la provincia Iténez, ese vocero del liberalismo subsistió hasta 1935. A propósito de la extraordinaria personalidad de Coimbra y a la que aún no se le ha hecho suficiente justicia en Bolivia, el periodista Fabián Vaca Chávez en el prólogo dedicado al libro “Siringa” y que a su concepto es superior a “La Vorágine” de José Eustasio Rivera y a “Canaima” de Rómulo Gallegos, dice:
“Juan B. Coimbra ha tenido el privilegio de asistir al apogeo y al ocaso de una época. Del Beni y el Noroeste que él conoció ya no queda sino el recuerdo. Permanece intacto el paisaje, pero el alma que le dio vida ha sufrido una profunda transformación”. Y concluye:
A fuerza de sinceridad y de realismo, Juan B. Coimbra, acaso sin sospecharlo, modestamente, silenciosamente, nos ha dejado las páginas más intensas de la literatura boliviana”. (17)
Coimbra fue un verdadero y alto precursor del periodismo boliviano en las dilatadas regiones del Beni y del Noroeste.

**********
(17) Juan B. Coimbra.— “Siringa”.— Memorias de un colonizador del Beni. Editorial “Cruz del Sur”. La Paz - Bolivia — 1946.

Del libro: Historia del periodismo boliviano
de Eduardo Ocampo Moscoso
Librería Editorial “Juventud” La Paz Bolivia. 1978