De amar no se muere

Escrito por  Heberto Arduz Ruiz Feb 11, 2018

Vivir amando
para morir de amor.
Amar amando
para no morir.
El amor nos salva
para morir amando.
Amar, amar y amar
para vivir y morir.
Morir un poco, morir
para amar amando.
Amar y amar, vivir
para no morir sin amor.

Amar, amar y amar,
para no morir en soledad.
De amar no se muere
para vivir eternamente.

ENTRE LA LITERATURA
Y EL AMOR
Jamás le pedí a la vida otra cosa que dedicarme a lo que me apasiona, tras haber cumplido mi ciclo de trabajador activo. Muchos años en ese empeño de sobrevivencia personal y familiar. Ahora soy abuelo y me llegó la hora de aproximarme, con la intensidad de un joven enamorado, a las letras que cultivaba en la medida en que mis actividades me lo permitían. Ahora ese cambio en el ritmo de vida demandó que me dedicara todo el tiempo posible a leer y escribir. Pero se abrió otra compuerta en mi alma, que yacía en soledad: encontré el amor y me reconcilié con la vida y sus placeres.
Amor y literatura. Literatura y amor. Dos pasiones del corazón que se apretuja a veces y conmueve, otras. Dos rutas a seguir en lo queda de mi tiempo por vivir.
Es una ofrenda cotidiana para crecer en la existencia, siendo así que la norma contraria, decrecer, rige el destino de los seres sobre la superficie planetaria a la hora del crepúsculo, que es agonía de la luz que descansa hasta el nuevo amanecer.
Me sorprendo a mí mismo escribiendo sobre el amor y la literatura, dos pasiones que alborotan mis sentidos y arrancan sentimientos profundos e intensos como el mar. Entre las letras y el amor, vivo en plenitud. Gracias mi Dios.