Martes, 20 Febrero 2018

Personajes del pasado Rafael Suarez Trigo

Escrito por  Eduardo Trigo O’Connor d’Arlach Feb 11, 2018

Rafael Suárez Trigo fue un prestigioso profesional que tuvo destacada actuación en la función pública, a través de la cual prestó importantes servicios a su tierra natal.
Nació en Tarija el 3 de agosto de 1888. Sus estudios los llevó a cabo en el Colegio Nacional San Luis de su tierra natal y en el Colegio San Calixto de La Paz; al concluir el bachillerato cumplió con el servicio militar en el Regimiento Tarija 2 de Caballería.
Su formación universitaria la obtuvo en la Facultad de las Ciencias de la Salud de Santiago de Chile en la especialidad de Odontología; su profesión la ejerció originalmente en Santa Cruz de la Sierra entre 1917 y 1923.

Retornó a la ciudad de Tarija en 1923.
Por designación hecha por el presidente Bautista Saavedra asumió las funciones de Jefe de la Policía de Seguridad; luego ocupó temporalmente la Prefectura del Departamento, en razón de que el titular Víctor Navajas fue nombrado Ministro de Hacienda e Industria.
En 1925 fue elegido Diputado Nacional por un período de cuatro años, tribuna desde la cual defendió con patriotismo los intereses regionales y nacionales.
En 1929 el presidente Hernando Siles le expidió el título de Rector de la Universidad de Tarija, cargo que desempeñó a lo largo de dos años.
En 1935 fue elegido Munícipe, llegó a ser Decano del Concejo Deliberante de su ciudad natal.
En 1947 fue llevado nuevamente a ejercer funciones públicas con la designación de Perfecto y Comandante General del departamento de Tarija, cargo desde el cual elaboró un plan de trabajo con la proyección de obras de interés social, entre ellas la edificación de la Casa Cuna, el segundo grupo de viviendas obreras y el mejoramiento de caminos.
El Presidente de la República Enrique Hertzog, en 16 de agosto de ese año le decía: “ Estoy seguro mi estimado Prefecto y amigo, que Tarija no olvidará al gran servidor que es usted y lo único que me cabe es pedirle que no decaiga en su obra hasta no verla realizada y entregada al servicio público.
“Por otra parte no puede ser más grato este renacer al civismo y este acrecentamiento de la confianza general en el porvenir de Bolivia, que es la base de toda obra perdurable”.
Debo destacar que la obra más trascendental del prefecto Suárez Trigo es haber logrado, gracias a su esfuerzo, la construcción de la Avenida Costanera, hoy nominada Víctor Paz Estenssoro, convertida en uno de los principales atractivos de la ciudad.
Por tratarse de un proyecto que transforma urbanísticamente a la ciudad, corresponde hacer una breve relación de su origen y cristalización.
Los gobiernos de Bolivia y la Argentina, mediante un protocolo firmado el 6 de febrero de 1942, acordaron que el gobierno de Buenos Aires financiaría la construcción del camino asfaltado Orán-Tarija-Potosí como parte de la carretera Panamericana que los países americanos habían recomendado con la pretensión de unir Alaska con Tierra del Fuego.
Para tratar de hacer realidad el ambicioso proyecto se creó la Comisión Vial Argentino-Boliviana. El gobierno del vecino país nombró como jefe de ella al Ing. Jorge Kingler. Se decidió que inicialmente se construiría el tramo Tarija-Padcaya y el denominado Paso por Tarija, que no pasaría por el centro urbano de la ciudad. Las instituciones deseaban que la nueva

ruta bordeara el río Guadalquivir que sanearía el lugar y constituiría un gran aporte al ornato público.
El prefecto Suárez Trigo tuvo un destacadísimo accionar para lograr que la obra se hiciese realidad.
El 23 de abril de 1948 se dirigió al nuevo jefe de la Comisión Mixta Ing. Agenor Villagra, con argumentos firmes y claros para que la Avenida fuera una realidad. Expresaba que hacía el pedido en representación de todas las instituciones que traducía el unánime sentimiento del vecindario.
En parte saliente el Prefecto decía “La importancia del Camino Panamericano en el sector cruce por Tarija justifica el anhelo de este pueblo para que dicha obra sea efectuada en las mejores condiciones ya que la ciudad por la benignidad de su clima y sus consideraciones naturales ha de tener una atracción para el turismo del interior como del norte argentino”.
Las gestiones realizadas por la primera autoridad departamental alcanzaron pleno éxito. Las obras fueron adjudicadas el 12 de noviembre de 1948 a la empresa Giovanni De Col. En 1950 el gobierno de Buenos Aires hizo una nueva asignación de fondos para concluir las obras y construir un puente que llevaría el nombre de Libertador San Martín.
La última función pública que cumplió el ilustre tarijeño fue la de Cónsul de Bolivia en Arica (Chile).
Rafael Suárez Trigo murió en Tarija el 3 de noviembre de 1960.
La Alcaldía Municipal en 1991 dio el nombre de Rafael Suárez Trigo a una importante avenida. Años después ese Despacho retiró el nombre sin dar explicación alguna. Corresponde que se erija por lo menos un busto de este Patricio para que el reconocimiento del pueblo esté patente y sirva de ejemplo a futuras generaciones.

Lo más leído hoy