Campesinos quieren tomar la posta del MAS en Tarija

Escrito por  JESÚS CARDOZO G./EL PAÍS EN Sep 13, 2017

La Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas (FSUCCT) y las centrales provinciales se organizan para tomar nuevamente la presidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el departamento de Tarija. Y es que ya se acerca el congreso orgánico donde se renovará a la dirigencia, se realizará en octubre.

El ejecutivo de la FSUCCT, Osvaldo Fernández, señaló que una vez que se logró rearticular el movimiento campesino con un nuevo comité ejecutivo, ahora  el sector del agro trabaja para fortalecer al MAS, tanto en las provincias como a nivel departamental de cara a los futuros comisiones electorales del 2019.
Para ese objetivo, el líder campesino manifestó que para finales del mes de octubre del presente año está previsto el congreso orgánico para renovar la dirigencia departamental del MAS y trabajar en la rearticulación de las organizaciones  sociales, indígenas y campesinas de todo el departamento de Tarija.
Para los representantes de las organizaciones sociales de la ciudad de Tarija y las provincias en los dos últimos dos años el MAS perdió presencia y fuerza política a consecuencia que los denominados “invitados políticos” que tomaron la representatividad del partido en varios espacios de poder y de decisión, señaló el diputado supraestatal por Tarija, Elvio Díaz.
“En el próximo congreso vamos a exigir una restructuración y un fortalecimiento del MAS, porque es hora de que nuevamente retomemos el liderazgo de la gente de las bases con ideología y principios, y no de los que buscan sus apetitos personales como los invitados políticos”, agregó Díaz.
Varios de los políticos que se vincularon el 2015 al MAS para ocupar espacios públicos, manejar instituciones, coordinar proyectos y programas en la región, serían los principales responsables de la desarticulación de los movimientos sociales en la regiones, manifestaron los representantes de las organizaciones matrices.
Por su parte, el dirigente del MAS en Tarija, Casildo Gudiño, manifestó que es necesario la reorganización del partido de Gobierno en el departamento con el objetivo de acercar a las organizaciones sociales que se retiraron del instrumento político hace dos años por la invasión de invitados políticos de otros partidos.
El dirigente masista reconoció que existen varios problemas internos en las organizaciones matrices en la región, por lo que amerita resolverlos a través de la renovación de dirigentes y el fortalecimiento de nuevos líderes.
El actual comité ejecutivo del MAS a nivel departamental, en el mes de agosto del presente año, cumplió su mandato de dos años, por lo que ahora amerita la realización del congreso orgánico en octubre para la renovación de la dirigencia en la región.

 

Sectores exigen más coordinación

Los representantes de las organizaciones y sectores sociales de las 11 centrales provinciales del departamento aseguran que desconocen en algunos casos la gestión y el trabajo que desarrollan las instituciones dependientes del Gobierno nacional en la ciudad de Tarija, por falta de información y descoordinación con las bases.
El dirigente de la FSUCCT, Juan Carlos Gutiérrez, manifestó que también están preocupados por la deslealtad que tuvieron con el MAS los subgobernadores de los municipios de El Puente, Yunchará, Uriondo y Padcaya  durante esta gestión al apoyar políticamente al ejecutivo departamental y en desprestigio de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) y las organizaciones.
En ese sentido, el dirigente manifestó que el congreso del MAS también deberá evaluar la gestión y el trabajo que desarrollaron algunos de los invitados políticos al interior del oficialismo, que según su percepción varios trabajaron para desprestigiar la gestión del presidente Morales y acercase a las autoridades departamentales, como también lo hacen algunos funcionarios de las descentralizadas.
Cabe recordar que el IX Congreso del Movimiento al Socialismo e Instrumento Por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), desarrollado en diciembre del 2016 en la ciudad de Montero, además de buscar las cuatro vías legales para la repostulación del presidente, Evo Morales, determinó evaluar el trabajo y desempeño de los funcionarios públicos vinculados al Gobierno nacional.