Trabajadores advierten fuga de mano de obra a 4 regiones

Escrito por  JESÚS CARDOZO G./EL PAÍS EN Oct 11, 2017

La Red Departamental de Trabajadores y Trabajadoras en Servicios y Producción ingresó en estado de emergencia por el incremento del desempleo en la región y la masiva fuga de mano de obra calificada a los departamentos de Potosí, Cochabamba, Santa Cruz y La Paz.

Esa preocupación la dio a conocer el presidente de la Asociación de Constructores Civiles de Tarija, Mario Morales, quien señaló que la paralización de la economía en la región por más de dos años afectó a las grandes empresas, tanto públicas como privadas, dejando sin empleo a miles de trabajadores y obreros en todo el departamento.
Según el dirigente de los constructores, un 50 por ciento de su sector está sin trabajo y en algunos de los casos realizando pequeñas obras eventuales para sobrevivir a la situación económica que atraviesa la región, mientras otros trabajadores decidieron migrar a La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Potosí por mejores condiciones laborales.
“La construcción en Tarija ha bajado bastante, no hay movimiento (económico), puedo decir que está llegando a un 50 por ciento a comparación de otros años y esto ha provocado que mucha gente migre por trabajo a varias regiones del país”, explicó.
El desempleo en los últimos dos años también afectó hasta en un 60 por ciento al sector de metal mecánica y ramas afines, por falta de circulante, la paralización de obras y proyectos en las instituciones públicas y privadas, manifestó representante de la Asociación de Soldadores y Ramas Afines en Tarija (Asemetar), Heriberto Aramayo.
El dirigente indicó que no existe trabajo en varios talleres, metalúrgicas y soldadoras en el región, por lo que decidieron paralizar actividades hasta que mejore la situación económica. Asegura que los ingresos que perciben por cualquier trabajo eventual no alcanza ni para pagar los servicios básicos y los impuestos.
“Nuestro sector está desempleado hasta un 60 por ciento, no hay ninguna solución al tema económico desde la Gobernación y como vemos a nuestras autoridades la situación será peor en los próximos meses”, explicó.
El dirigente de la Asociación de Metalúrgicos de Tarija, Juan Carlos Castillo, informó que un centenar de pequeñas empresas que se dedican a la construcción de obras civiles, proyectos metalúrgicos, movimiento de tierras, construcción de puentes y otros trabajos, están desocupadas desde hace dos años atrás por falta de contratos con las instituciones públicas.
El dirigente informó que desde el mes de diciembre del pasado año dejaron de ejecutar proyectos para la Gobernación, subgobernaciones y municipios, lo que significó para su sector una pérdida económica y despido de personal de hasta un 60 por ciento.
Según el reporte de los dirigentes, miles de trabajadores y obreros de los diferentes rubros de la Red de Trabajadores y Trabajadoras en Servicios y Producción migraron esta gestión al interior del país y en algunos casos a la república Argentina y Chile en busca de empleo.

el
apunte

Empresarios
se quedan
sin obreros
por crisis

Los empresarios privados de Tarija, por la falta de proyectos y obras en la región, decidieron prescindir de sus trabajadores hasta en un 70 por ciento para evitar problemas laborales, señaló Walter Guerrero, representante de la empresa Erika y miembro Cámara Departamental de la Construcción Tarija.
Según el empresario, hace dos años su empresa ejecutaba entre 12 y 14 proyectos por año con un número entre 80 a 100 trabajadores, sin embargo, ahora por la crisis económica solo están vinculados a la empresa unos 15 obreros en un par de proyectos.
El miembro del Consejo de Ética de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Álvaro Baldivieso, indicó que la deuda que tiene la Gobernación del departamento de Tarija con los empresarios sigue sin pagarse desde hace dos años, situación que no permite reactivar la demanda laboral en la región.
Entre tanto, la Federación Departamental de Profesionales de Tarija (FDPT) reportó que de los 8.000 profesionales registrados en la ciudad de Tarija, un 60 por ciento está desempleado por falta de espacios laborales.