MAS y oposición se acusan de ser “conspiradores”

Escrito por  La Paz / Erbol Dic 01, 2017

La reciente intervención del Departamento de Estado de Estados Unidos sumándose al pedido de que se respete la “voz del pueblo” expresada el 21 de febrero de 2016, avivó la confrontación entre oficialistas y opositores que se acusaron de cometer actos de “conspiración” y de asestar un “golpe a la democracia”, a raíz del fallo favorable a Evo Morales para una cuarta re postulación.

El ministro de la Presidencia, René Martínez, salió a denunciar que el pronunciamiento de EEUU, la diplomacia chilena y el discurso coincidente de la derecha boliviana a propósito del fallo del Tribunal, revelan que “hay una trilogía conspirativa” no solo contra un proceso eleccionario, sino contra el presidente Morales.
Observa que luego del fallo, surgieron mentiras al decir que la resolución es de beneficio personal de Evo, cuando la resolución sólo habilita a todas las autoridades electas. La otra es asegurar que Morales busca eternizarse en el poder, “nada más falso porque el fallo solo faculta a ser candidato a nuevo mandato” y la tercera, es asegurar que hay “un golpe constitucional” o un “golpe contra la democracia” sin considerar que un gobierno se constituye mediante elecciones democráticas.

Polémica en la Asamblea
En la Asamblea Legislativa, el senador de Unidad Demócrata Arturo Murillo, recordó que cuando en un país está violando la democracia, otros países pueden intervenir, además que en Bolivia todos los días se habla contra los Estados Unidos y nadie acusa de injerencia.
Sostuvo que tanto EEUU como la Unión Europea se pronunciaron sobre el peligro de la democracia que, “lamentablemente ya está asesinada por sicarios” (magistrados) que tiene juicios pendientes iniciados por el mismo Gobierno.
Murillo lanzó el desafío al MAS de cerrar la Asamblea Legislativa porque no hay “razón de existir al tener ya un presidente dictatorial”. Denunció que la gente ya está en las calles en manifestaciones de protesta a donde el gobierno manda infiltrados para generar confrontación y denunciar conspiración.
La diputada opositora Lourdes Millares dijo que las voces que llegan del exterior son señales de preocupación para que no exista una réplica de lo que está pasando en Venezuela.
Anunció que recurrirán ante organismos internacional para defender la vigencia de la democracia boliviana porque los magistrados actuales y futuros son operadores políticos del MAS en la justicia.
Millares manifestó que los masistas y el presidente Morales no tienen moral para hablar de injerencia porque todos los días se refieren a Estados Unidos.
Observa que por ahora la ministra de Comunicación Gisela López y los operadores políticos del MAS, están en el viejo esquema de victimizar al presidente Morales aduciendo argumentos de racismo.
La bancada nacional del MAS, a través del diputado David Ramos, acusó a los opositores de ser operadores directos del Departamento de Estado para generar una inestabilidad política interna en Bolivia y defenestrar el proceso de cambio, y por eso quieren evitar que Morales se presente a las próximas elecciones, afirmó.