Incertidumbre en gobernaciones por silencio sobre el Pacto Fiscal

Escrito por  JESÚS CARDOZO G. EL PAÍS EN Dic 08, 2017

Las autoridades de la Gobernación y municipios del departamento de Tarija al igual que del resto del país, mostraron su preocupación por la falta de convocatoria del Consejo Nacional de Autonomías (CNA) para cerrar el debate del Pacto Fiscal con el Gobierno Nacional.

El pasado 15 de noviembre, el viceministro de Autonomías, Hugo Siles, a la conclusión de la octava sesión del CNA, señaló que tras los acuerdos alcanzados en cada una de las cinco mesas técnicas de trabajo, se redactaría un documento sobre las posibles fuentes de financiamiento de recursos a las regiones de Bolivia.
En ese momento, el CNA instruyó al Servicio Estatal de Autonomías (SEA) la redacción de un documento final sobre el Pacto Fiscal en base a los acuerdos alcanzados en las mesas técnicas en un plazo no mayor a 15 días, sin embargo pasaron más de 20 desde esa fecha, y hasta el momento la reunión está en la incertidumbre, indicó el secretario de Gestión Institucional de la Gobernación, Rubén Ardaya.
El funcionario público precisó que son 25 alternativas de financiamiento que serán revisadas y éstas tienen que ver con regalías, impuestos, Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), autonomías indígenas, autonomía regional y programas de inversión pública del nivel central del Estado.
Las instituciones y las autoridades de casi todos los departamentos del país determinaron condicionar su participación a la reunión del CNA, para el cierre del Pacto Fiscal previsto en los próximos días, a cambio de una redistribución de los recursos del presupuesto del Tesoro General de la Nación (TGN) que se aplique ya en 2018.
Ardaya manifestó que la mayoría de las gobernaciones y municipios del país, esperan que el Gobierno Nacional en la última reunión del Pacto Fiscal pueda abrir el debate de una redistribución de los recursos de acuerdo a las competencias asignadas, caso contrario no serán parte de los acuerdos con las autoridades.
El gobernador del departamento de Santa Cruz, Rubén Costas, en su momento explicó que el desafío de las gobernaciones será concretar las fuentes de financiamiento para que las regiones gocen de nuevos recursos, por lo que están a la espera de la convocatoria del Gobierno Nacional para cerrar el debate.
La autoridad explicó que existen varias fuentes de financiamiento que se debe debatir entre el Gobierno y las regiones, para otorgar mayor presupuesto a los Entidades Territoriales Autónomas (ETAS) y reducir las competencias nacionales a gobernaciones y municipios.
Según las autoridades departamentales, los gobiernos subnacionales tienen encomendadas el 47 por ciento de las competencias pero sólo cuentan con el 14 por ciento de los recursos económicos para cubrir las mismas.
En ese marco, los gobiernos departamentales y locales han planteado dejar de financiar carreteras interdepartamentales a través de la figura de coparticipación. Asimismo, han pedido dominios territoriales, cambiar la estructura de ingresos tributarios y su distribución mediante una reforma de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización y otras leyes relacionadas a la tributación.
También exigen la transferencia a los gobiernos regionales de la administración de los impuestos a los consumos específicos (ICE), del Régimen Complementario al Valor Agregado (RCIVA) y del Impuesto Especial a los Hidrocarburos y sus Derivados (IEHD).

el
apunte

Quiénes
discuten y
conforman el
Pacto Fiscal

Este Consejo Nacional de Autonomías (CNA) está integrado por el Presidente, el Vicepresidente, cuatro ministros, un viceministro, los nueve gobernadores, cinco representantes de las asociaciones nacionales de municipios de Bolivia, cinco representantes de las Autonomías Indígena Originario Campesinas y un representante de las autonomías regionales.
De estos 27 miembros del CNA, al menos 24 son del Gobierno o afines a él, y serán ellos -en última instancia- los que decidan si se aprueba o no lo discutido y acordado.