Pincha la marcha cívica contra el fallo del TCP

Escrito por  Redacción Central/El País eN Dic 16, 2017

La confusión y falta de unidad de acción de la oposición al Movimiento Al Socialismo (MAS) volvió a quedar en evidencia en la tarde de ayer, cuando medio centenar de cívicos protagonizaron la “gran marcha” convocada contra el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional que elimina la limitación de mandatos y, según la interpretación del oficialismo, habilita a Evo Morales para las elecciones de 2019.

La convocatoria había venido precedida de otra polémica decisión, la de convocar un paro cívico nacional en defensa de la democracia para el 21 de febrero de 2018, es decir, después de las fiestas de Fin de Año y Carnaval.
En Tarija ni siquiera la hora de convocatoria había sido convenientemente difundida, pues mientras en otros departamentos se citaba fuera del horario laboral para evitar críticas, en la capital tarijeña se acondicionó para coincidir en la plaza Luis de Fuentes con la marcha sectorial de Salud, que arrastró una mayor cantidad de gente.
Ambas cabeceras concurrieron en la tarima y el micrófono instalado sirvió para ambas declaraciones. El presidente del Colegio Médico, Juan Carlos Oquendo, hizo referencia a las demandas cívicas, pero se centró en su reivindicación contra los artículos del código penal que consideran criminaliza la profesión, mientras que el presidente cívico Juan Carlos Ramos enfocó directamente el discurso enlazando las dos demandas.
En general desde la casa cívica se acepta poca autocrítica sobre el poder de convocatoria y la participación de la gente, a pesar de que se insiste en una dirección que no parece dar resultados como comparten varios miembros de la directiva amparados en el anonimato. Ni siquiera los cuadros de la oposición tradicional en Tarija se sumaron a la marcha.
Otros directores prefieren asegurar que la poca concurrencia se enmarca dentro de un ajuste de cuentas de la Gobernación, que no facilitaron la participación a sus funcionarios públicos como sí lo han hecho en otras ocasiones. El parteaguas parece ser la no participación cívica en la convocatoria de “fuerzas del sur” de la anterior semana que en la práctica inauguró un nuevo tiempo de oposición con proyecto alternativa frente al rechazo rotundo y sistemático mediante métodos cada vez menos concurridos.
Con el trámite cumplido, la próxima cita será el 21 de febrero.