Alarcón sustituye a Ruíz en la presidencia de la AMT

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Mar 15, 2018

Gladys Alarcón es la nueva presidenta de la Asociación de Municipios de Tarija (AMT). La alcaldesa de Yunchará sustituye así al alcalde de Uriondo, Álvaro Ruíz, quien la ha ejercido desde 2015. Ruíz fue recientemente electo presidente de la Asociación de Municipios de Bolivia (AMB), por lo que se hacía incompatible mantener el cargo en la AMT.

Alarcón cumple su segundo mandato al frente de la alcaldía de Yunchará, el municipio más pequeño y con peores índices de desarrollo del departamento de Tarija y que ha apostado al desarrollo agropecuario de alta calidad como estrategia para fijar población y que, en los últimos años, ha sido beneficiado con proyectos carreteros como el Iscayachi – Copacabana – Yunchará o el proyecto de energía solar.
La alcaldesa de Yunchará, con larga trayectoria política en el municipio y dentro del Movimiento Al Socialismo, tiene buena sintonía con la Federación de Campesinos y ha tejido las redes necesarias en el departamento, y siempre ha tenido papeles relevantes dentro de la Asociación de Mujeres Concejalas de Tarija (Amcotar).

Ala dura
Gladys Alarcón formaba parte del núcleo duro que ha acompañado la gestión del correligionario Álvaro Ruíz y cuya agenda dentro de la AMT se ha ido reduciendo a la promulgación primero y aplicación después de la Ley de Transferencia de Recursos Departamentales a los Gobiernos Municipales, más conocida como Ley del 8 por ciento.
Desde la Gobernación no auguran ningún cambio en la relación con la nueva presidenta de la AMT, a cuya directiva han convocado para la jornada de hoy a una reunión para abordar la agenda pendiente.
Alarcón respaldó sin fisuras la Ley del 8 por ciento y de hecho, ha sido junto al alcalde de San Lorenzo, la única que ha hecho efectiva el mecanismo de débito automático a través del Ministerio de Economía para cobrar 9,2 millones de bolivianos correspondientes a la gestión de 2017. Cabe señalar que la Gobernación ha indicado que, mientras se opte por esta vía, se deberán cancelar otros convenios firmados para los que no existen recursos disponibles.
Las deudas con los municipios por los proyectos concurrentes comprometidos durante la gestión interina de Lino Condori y para los que no hubo presupuesto a raíz de la caída del precio de los hidrocarburos en 2014 llegaron a alcanzar los 600 millones de bolivianos. Si bien se han logrado reducir e incorporar a distintos fideicomisos, las deudas siguen por encima de los 150 millones de bolivianos.