Tras críticas, Sánchez dice que no se retiró la petroquímica

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Mar 21, 2018

La licitación de la petroquímica de Yacuiba no ha vuelto a ser elevada en el sistema de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ni sus recursos han vuelto a ser inscritos en el presupuesto de la estatal petrolera para este 2018, pero el Ministro de Hidrocarburos y presidente del Directorio de YPFB, Luis Alberto Sánchez, ha asegurado que el proyecto no ha sido descartado y que se encuentra en los planes del Gobierno.

Sánchez sale así al paso del revuelo que han generado sus propias declaraciones, en las que aseguró que no se darían más pasos hasta que no hubiera ninguna duda sobre la tecnología a emplear ni los mercados disponibles para colocar las resinas de polipropileno que la planta separadora del Gran Chaco ya genera desde hace dos años.
El anuncio del lunes cayó como un jarro de agua fría en Tarija y particularmente en el Chaco, donde diferentes planes de desarrollo se estaban articulando a la construcción de la planta petroquímica. Diferentes autoridades como el secretario de Coordinación de la Gobernación de Tarija, Waldemar Peralta, calificaron la noticia como preocupante y advirtió que, de no implementarse la planta de polipropileno, la planta separadora del Gran Chaco será el “elefante blanco más grande de la historia”.
El concejal de Yacuiba y ex secretario de Hidrocarburos, Mario Cavero, también señaló que no solo se han adquirido las licencias tecnológicas para implementar la industria, sino que se han pagado los estudios de diseño y viabilidad a la empresa italiana Tecnimont, que en esencia definió mercados suficientes y la tecnología a implementar para llevar adelante el proyecto, pero que sin embargo actualmente ambos asuntos han sido descartados.
Se da la paradoja de que además, Tecnimont, fue quien aparecía en marzo en el informe de recomendación de adjudicación del Feed EPC licitado en 2017 para construir la petroquímica junto a Técnicas Reunidas. Aquella licitación cayó en medio del escándalo por la compra de los taladros de YPFB que le costó el cargo a toda la plana mayor administrativa de la estatal petrolera, incluido el presidente Guillermo Achá. En junio se anuló la convocatoria y desde entonces no se ha vuelto a licitar.

Sánchez repasa
El Ministro Luis Alberto Sánchez aprovechó otro acto con la Federación de Empresarios privados de Santa Cruz para aclarar sus comentarios y asegurar que el proyecto sigue en los planes de Gobierno para la agenda 2025.
“Nuestro plan para el año 2025 ha sido compuesto por la planta separadora de Río Grande, la de Gran Chaco, que van a ser las proveedoras de materia prima. El tercer paso es la planta de urea y amoniaco, que ya es una realidad”, recapituló Sánchez
“El cuarto paso es propileno y polipropileno, señores tenemos el financiamiento, tenemos estudios, estamos acentuando los estudios de los mercados y la nueva tecnología. Eso sigue, jamás hemos dejado de pensar en la petroquímica - aseveró el Ministro al tiempo que negó algunas de las críticas vertidas - Los que dicen que no hay gas, es una falsedad, porque no se necesita gas para la petroquímica. El etano, el propano que son productos de la separadora de líquidos esas van a ser las materias primas de propileno y polipropileno. Eso no se para. Pero necesitamos responsabilidad y el conocimiento para que no afecten a la economía de Bolivia”.

Agenda de desarrollo 2025
El Gobierno desarrolló el plan de desarrollo para el país con el horizonte en 2025. En él se registran las metas de desarrollo social y humano a alcanzar, y también cuenta con una memoria de ingresos y gastos.
La puesta en funcionamiento del proyecto petroquímico contaba con un papel importante en esos capítulos, sin embargo, y dados los plazos de construcción y que no existe presupuesto para este 2018, con suerte se podría inaugurar en las fechas previstas luego del largo proceso de licitación, adjudicación, construcción y puesta en funcionamiento.
Peralta recordó ese extremo y cuestionó la viabilidad de la Planta Separadora de Líquidos, cuyo objetivo, como señaló Sánchez, es abastecer a la petroquímica y que, de momento, se limita a vender GLP a Paraguay, Perú y en ocasiones a Uruguay. Los datos exhibidos por Peralta, con origen en YPFB, indican que en 2017 se vendieron apenas 28 millones de dólares. Una cantidad que tardaría décadas en amortizar los casi 700 millones de dólares que costó la Separadora, presupuestada inicialmente en 450.

 

el
apunte

La Asamblea
de Tarija
se abstiene
de declarar

Hasta el momento la Asamblea Legislativa Departamental se ha abstenido de participar en el debate de la petroquímica y su postergación, si bien en dos ocasiones se han emitido cartas desde la Comisión de Hidrocarburos exigiendo una aclaración del plan.
El vicepresidente de la Directiva, Pablo Colque, del Movimiento Al Socialismo, fue prudente a la hora de calificar la polémica y se ciñó a ponderar las inversiones del Estado en Tarija. “No conozco los motivos de la suspensión. El proyecto ha sido anunciado hace ya mucho tiempo y es una necesidad invertir. Toda inversión que venga nosotros vamos a estar ahí” señaló brevemente.
Aunque diferentes asambleístas han solicitado que se cite a Sánchez para escuchar sus explicaciones, de momento no se ha concretado nada.