Tras 11 años sin operación, la reunión del Comité de Fronteras se activó luego de dos incidentes que involucraron a carabineros chilenos y a aduaneros y militares bolivianos.

Las dos naciones han tenido importantes choques diplomáticos durante los últimos años. Varios de ellos por incidentes en el límite fronterizo.

El jefe de la diplomacia chilena insistió en que el encuentro no tiene carácter político y criticó que Morales insista en poner en medio la demanda marítima.

El Fiscal General en Suplencia Legal, Roberto Ramírez, explicó que no se entregó el vehículo robado en Chile a la Policía en calidad de "depositario judicial" sino "depositario temporal".

Muñoz reiteró el carácter técnico de la reunión y aclaró que “lo que está en La Haya permanece en La Haya”, descartando que en la cita se aborden temas sobre los litigios en la Corte.

 

El canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni, sugirió este martes a Muñoz que la reunión de autoridades sea el próximo 18 de julio en la ciudad de La Paz.

El presidente, Evo Morales, afirmó el lunes que Bolivia coherente con sus políticas de tolerancia e integración de los pueblos no caerá en las provocaciones de algunas autoridades del Gobierno de Chile.

 

La Vocera del Gobierno chileno remarcó que los carabineros, en el ejercicio de sus funciones, “se encontraban siguiendo a un vehículo sospechoso que no se habría detenido ante un control policial”.

Para Chile, quien no respeta las reglas de la Corte y los principios de la buena administración de justicia es el Gobierno de Bolivia.

Heraldo Muñoz fue sometido a una situación incómoda frente a las cámaras en un canal de televisión chileno. El canciller fue puesto a escuchar el Himno al Mar de Bolivia, mientras observaba imágenes de desfiles cívicos en el Estado Plurinacional.