Miércoles, 22 Noviembre 2017

Fue sentenciado a 15 años por enamorarse de una adolescente

Escrito por  SAÚL CARDOZO/ EL PAIS EN Mar 20, 2017

“Mi único pecado fue enamorarme de una mujer menor de edad”, dice Erwin, (nombre ficticio), quien en los pasados meses fue sentenciado a 15 años de cárcel por haber cometido el delito de violación, “era mi enamorada, ella me buscó no yo a ella”, añadió, al iniciar la entrevista.

Erwin cuenta que él ahora tiene 20 años de edad, cuando fue detenido tenía 19 años y la supuesta víctima ahora tiene 14 años, pero ella le decía que ya había cumplido 15 años, “enamoré seis meses con ella, porque ella me comenzó a llamar, no sé cómo consiguió mi número de celular y luego tuvimos relaciones sexuales en varias ocasiones, porque ella me pedía, no porque yo quería; sin embargo, en juicio los abogados dijeron que le había engañado y obligado a tener relaciones, pero no fue así”, dijo, con lágrimas en los ojos; sin embargo, él dice que son de rabia, porque se enamoró de la que no debía.

El barrio
El entrevistado, comentó que la menor mide cerca a los 1,70 de altura y además es muy despierta, “nunca imagine que era menor de 15 años”, además indicó que él la conoció cuando jugaban en la cancha del barrio donde ambos vivían; pero, él no le había hecho caso porque en ese entonces estaba interesado en otra chica.
“De repente recibí una llamada y era la voz de una mujer, comencé a hablar con ella, nos mandábamos mensajes por WhatsApp y hasta que nos citamos para vernos, cuando la vi me pareció bonita y por ello le pedí ese mismo día que seamos novios y ella aceptó sin pensarlo, así comenzó todo”, relató.
Cuenta que cuando todo iba bien, se veían en el barrio, en la cancha en la noche, él le llevaba a su casa y ahí mantenían relaciones sexuales, la madre les descubrió de frente y comenzó a realizar varias preguntas.
“Me preguntó qué hacía, le dije estoy en la Universidad estudiando, me preguntó mi edad y le dije 19 y ahí me comenzó a gritar a agredir y me dijo que su hija recién iba a cumplir los 14 años y luego me amenazó en avisarle a su esposo, me quedé preocupado primero, dolido porque me había mentido y luego vino lo peor”, apuntó, Erwin.
Cuando pasaron dos días aparecieron policías afuera de su casa con una orden de aprehensión, en la misma decía por el delito de violación, lo llevaron ante un juez quien le dio detención preventiva en el penal de Morros Blancos.
“No sabía qué hacer, mis papás estaban muy mal, pero les decía que no había hecho nada y lo más doloroso fue bajar a la cárcel, ahí me costó y aun me cuesta mucho estar, porque soy inocente y mi pecado como ya dije fue enamorarme”, mencionó.
Contó que pasado un año recién le enjuiciaron; sin embargo, durante ese año la víctima, va por lo menos tres veces a la semana a visitarle y a dejarle comida, a hablar con él y a pedirle perdón.
“Es mi novia aún, no creo que me condenan más de lo que hicieron, yo no sé si la perdoné o no, pero acepto que me visite, ya en los últimos seis meses también viene con su mamá, a ella ya no lo odio, porque sé que lo hizo por proteger a su hija”, dijo, con voz entre cortante.
El ahora sentenciado mencionó que durante el juicio declaró la menor, dijo que fue con consentimiento; sin embargo, no hicieron caso y dijeron que las leyes son así, “hable con mi abogado y me dijo que van a buscar otras salidas alternativas y cree que en cuatro años a cinco podré salir de la cárcel, pero debo portarme bien y eso es lo que hago ahora, porque estoy trabajando dentro del Penal”, indicó.
Un abogado reconocido en la ciudad, Juan Soto, manifestó que todo el mundo sabe que tener una relación sentimental o tener relaciones íntimas menores está penado por la ley, incluso si la menor y sus padres están de acuerdo con la relación, sigue siendo un acto ilegal y quien lo cometa será sometido a la justicia. Ahora se ha vuelto tendencia la noticia de que el simple hecho de intentar enamorar a una joven menor de edad puede significar que seas condenado a más de 5 años de prisión.
“La razón por la que está prohibido el que las personas mayores de edad tengan relaciones con jovencitas menores de 18 años, es porque puede afectar psicológicamente el desarrollo de la futura mujer”, dijo.
Por su parte, la psicóloga Carolina Castro indicó que la solución no es castigar a los jóvenes, sino la necesidad de impartir una mejor educación en torno a la sexualidad y las relaciones sexuales en menores de edad.
“Lo que se necesita en este caso, más que castigar, es que la sociedad civil tiene que hacerse responsable de la educación sexual de los adolescentes. Un castigo no va a cambiar la parte fisiológica, que es innata en el ser humano y en toda especie animal. Entonces lo que hay que hacer es canalizarla en buena forma a través de procesos de educación sexual”, apuntó.

Un artículo polémico en Bolivia

Artículo 308 Bis. (Violación de Niña, Niño o Adolescente.) Quien tuviera acceso carnal con persona de uno y otro sexto menor de catorce años, penetración anal o vaginal o introdujera objetos con fines libidinosos, será sancionado con privación de libertad de veinte a treinta años sin derecho a indulto, incluso sin que se haya hecho uso de la fuerza física o intimidación y se alegue consentimiento. Quedan exentas de esta sanción las relaciones consensuadas entre adolescentes mayores de doce años, siempre que no exista diferencia de edad mayor de un (1) año entre ambos y no se haya producido violencia e intimidación.