Dan 20 años de cárcel a policía por violación

Escrito por  RUBEN MONTAÑO / EL PAÍS EN Mar 23, 2018

Un funcionario policial que en el 2016 formaba parte del equipo de seguridad del penal de Morros Blancos, fue condenado ayer con 20 años de presidio por haber violado a su ex pareja en dicho año.

El fiscal de materia, Daniel Lobos, detalló el hecho y recordó que el año 2016, en el mes de septiembre, el funcionario policial, R. Pantoja, habría llegado en estado de ebriedad al domicilio, donde vivía con su pareja y su hijastra de 13 años.
Tras haber sostenido una discusión con la mujer, el policía la agredió con una rasuradora y luego la violó, la mujer atemorizada por tales abusos, no tuvo otra opción que someterse al salvajismo de su pareja, quien luego de haber abusado a la mujer se durmió. Esta situación fue aprovechada por la víctima quien no dudo en pedir ayuda en ese momento.
Minutos después efectivos policiales llegaron al lugar y sorprendieron al agresor en la habitación donde se había cometido el ilícito, tras el hecho el agresor fue aprehendido y trasladado a dependencias policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).
Entre tanto en el lugar, personal especializado de la Policía realizaba la recolección de las pruebas en la habitación, una de ellas fue una maquina de rasurar con la que el agresor habría causado lesiones a la víctima.
Horas después el Ministerio Público emitió la imputación contra el agresor por el delito de violación, posteriormente se efectuó la audiencia de medidas cautelares, en la cual el juez de la sala cautelar determinó dar la detención preventiva para el imputado.
Asimismo, la defensa del imputado solicitó que sea trasladado a otro recinto penitenciario ya que en el penal de Morros blancos donde debía guardar detención, corría el riesgo de ser victimado por los reos, ya que el funcionario policial en horarios de trabajo era encargado de custodiarlo. La solicitud fue aceptada por el juez quien determinó enviar al imputado a la carceleta de Entre Ríos.
Tras 18 meses de haber guardado detención preventiva, la pasada semana se instaló el juicio, en el tribunal segundo de sentencia, en el cual se realizó la valoración a todo los elementos presentados durante la etapa preparatoria y de investigación, entre las más importantes, la declaración de la hija de la víctima quien habría presenciado la agresión, así como también fue fundamental la pericia genética a cargo del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la cual manifestó que el ADN del imputado, correspondía a la encontrada en la víctima.
Con todos estos elementos valorados en los días que duró el juicio, tras deliberar los jueces determinaron dar al imputado la pena de 20 años de prision, 15 por el delito de violación y 5 por la agravante.