Su nombre significa “lleno de alegría”. Pero hay quien diría que la vida de Wang Manfu, un niño chino de 10 años, tiene poco de alegre: para ir al colegio tiene que caminar 4,5 kilómetros bajo la nieve y un frío que llega hasta los 10 grados bajo cero. Sin embargo, no falta nunca.