Una pareja sometió a un martirio a su hijo de 12 años en la ciudad de El Alto. La madre y el padrastro fueron detenidos tras ser acusados de prender fuego con gasolina al menor y provocarle graves quemaduras.