Domingo, 22 Octubre 2017

La ruta de los balnearios naturales en Tarija

Escrito por  Redacción central/El País eN Dic 16, 2016

En pleno verano la capital chapaca recuerda una antigua tradición cuando de refrescarse se trata. Muchos rememoran las hermosas pozas, que formaba el río Guadalquivir y las aventuras que vivieron en ellas.

Hoy bañarse en estas pozas ya no es posible, debido a la contaminación que ha dañado al río grande, pero aún quedan lugares en los que es posible continuar esta tradición.
En un recorrido por la campiña chapaca podemos encontrar, en medio de atractivos paisajes, zonas cuyo principal encanto son sus pozas y cascadas de agua, las cuales invitan a hacer un día de campo en el cual caminar, practicar algún deporte, disfrutar de una buena parrillada y más tarde nadar, o simplemente zambullirse en el agua fresca.
Empezando por el norte nos encontramos con lugares como Tomatas Grande, donde el río –a la altura del puente- es muy visitado por familias o grupos de amigos para hacer un día de campo.
Siguiendo el curso del río está El sausal, un complejo turístico con una poza natural de agua que semeja a una pequeña piscina cubierta por laja negra. Se trata del mismo río que procede de la serranía y que atraviesa varias comunidades como Corana, Canasmoro o Lajas. Por estos lugares el río corre por detrás de las casas y sembradíos, por lo que en algunos sitios, los vecinos pueden tener su propio trozo de río como balneario privado.
Además, en Corana se ha consolidado un espacio turístico en el que se han construido cabañas, señalización y basureros para que la gente que visita el lugar pueda prepararse una parrillada y disfrutar de una poza muy amplia. Su cualidad de destino turístico lo marca un letrero colocado por la comunidad en el que figuran las reglas que deben seguir los visitantes a la hora de hacer uso de las cualidades de la zona.
También en la provincia Méndez nos encontramos con el famoso balneario de Coimata, donde además de pozas se puede disfrutar de unas pequeñas cascadas. Es un balneario muy concurrido, por lo que los comunarios están a cargo de cobrar cinco bolivianos la entrada.
En el este, uno de los balnearios más visitados es sin duda el de San Pedro de Sola, al cual se llega por un camino carretero asfaltado hasta un par de kilómetros antes de llegar al lugar.
Allí corre el río Sola, un río plateado que es interrumpido a cada momento por enormes piedras grises en donde, en los días calurosos se puede ver a familias y grupos de amigos, tomándose fotografías.
En el oeste de Tarija se encuentra Tolomosita oeste, una comunidad surcada por ríos y quebradas que en el verano también son muy visitadas por familias y grupos de personas. Un lugar muy popular está ubicado a la altura del puente junto al camino carretero, sin embargo, desviándose a la derecha se ingresa hacia la escuela y capilla de la comunidad en donde se encuentran otras pozas de diferentes tamaños y en diferentes lugares. Éstas suelen ser visitadas por personas que acampan en la zona, según lo evidencia la basura dejada en diferentes lugares.
Esta comunidad tiene todo el potencial para ser un destino turístico, empero, según explica el secretario general del sindicato de la comunidad, Gabriel Sánchez, no tienen la infraestructura necesaria para recibir visitantes.
Recuerdos del Guadalquivir
Carlos Casanova, profesor de natación, recuerda que cuando el Guadalquivir estaba en su época “moza”  iba con sus amigos a la poza del sketing (donde es el Parque de los Changuitos), a la poza del puente San Martín o a la poza de Aranjuez.
“En el sketing había una poza bárbara y era bastante concurrida porque tenía una particularidad: era llena de arena y por lo menos en quince metros cuadrados tenía la  misma profundidad”, detalla.
La otra poza era la del puente San Martín, detrás del colegio. Cuenta que ahí los más intrépidos saltaban desde los sauces o desde el puente, cuando llegaba el río.
Pero también dice que estaban las otras pozas de Aranjuez, como la poza de los “Callejones” o la de los “Coalcitos”, donde se tenía agua en por lo menos 20 metros con piso de arena. “El agua era calma y gustaba mucho a todos los tarijeños. Empero, los accidentes no estaban ausentes”, concluye.

Tres balnearios Tradicionales

Coimata
A quince kilómetros de la ciudad de Tarija se encuentra Coimata como una imperdible oferta turística para todo el que visita la tierra chapaca. El atractivo posee  imponentes cerros con caídas de aguas cristalinas

Tomatitas
No hay turista que llegue a Tarija  y no pregunte por los tradicionales cangrejitos de Tomatitas. Plato que aumentó su demanda después de la proyección de la película “Cena Quina”. Pero además de la comida en la zona hay hermosas pozas

Corana
En el municipio de San Lorenzo se encuentra la comunidad de Corana. Sus verdes pozas con tintes azules se mecen entre las lajas, rocas y planicies que son convertidas en playas para los días de campo.