Lunes, 20 Noviembre 2017

Un estudio biológico realizado en julio y parte de agosto del 2017 por el Instituto Técnico Agropecuario San Andrés de Tarija (ITASA), advierte que el 53.3 por ciento del río Guadalquivir  está dentro de la clasificación “fuertemente contaminado”, no sirve para consumo humano  ni para riego.