Gobierno peruano expulsa a embajador de Venezuela

Escrito por  Lima / PL Ago 12, 2017

El Gobierno de Perú escaló hoy su confrontación con Venezuela al expulsar al embajador de ese país aquí, Diego Molero, a quien le dio cinco días de plazo para partir.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores expone como única explicación que ha tomado la medida ‘al haber expresado su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela’.
También señala que el Gobierno ‘ha dado por no recibida la nota de protesta del Gobierno de Venezuela sobre la Declaración de Lima, debido a que contiene términos inaceptables’.
Se refiere así al rechazo del Gobierno de Venezuela a ese pronunciamiento, firmado por 12 países gobernados por administraciones hostiles a la de Maduro y proclives a la oposición que busca poner fin a su mandato.
Horas antes del comunicado que expulsa al embajador Molero, quien tiene un plazo de cinco días para dejar el país, el canciller peruano, Ricardo Luna, rechazó la propuesta del mandatario bolivariano, de dialogar en una cumbre latinoamericana.
Al expulsar a Molero, como reclamaba una campaña política y mediática derechista, la Cancillería afirmó que el Gobierno peruano ratifica su firme disposición de continuar contribuyendo a lo que denomina ‘la restauración de la democracia en Venezuela’, lo que aplauden voceros de la oposición a Maduro.
Las tensiones entre ambos países se han incrementado recientemente, pero es conocido que las discrepancias entre gobiernos lleva una larga historia de roces y disrupciones.

Ataques a Venezuela
El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, atacó hoy hoy a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, tras expulsar al embajador venezolano, medida que recibe aplausos desde la derecha y críticas de un experto en política internacional.
En una entrevista con una agencia europea de noticias, recogida por medios locales, rechazó reunirse con Maduro y añadió que mas bien le diría ‘que se vaya porque es un dictador y ha dado un golpe de Estado’, en alusión a la Asamblea Nacional Constituyente que se niega a reconocer, al igual que gobernantes afines.
Sostuvo que en el país bolivariano hay presos políticos y admitió que no tiene por qué ocuparse de lo que pasa en Venezuela, alegando que tiene grandes consecuencias en otros países por la emigración de venezolanos.
Confirmó también tácitamente que el grupo de 12 países que su Gobierno integra contra el Gobierno venezolano prefiere actuar por su cuenta, al descartar llevar el tema a las Naciones Unidas.
Preguntado sobre el foro mundial, dijo que ‘la ONU funciona a través del Consejo Seguridad en el cual hay países que de ninguna manera van a votar en contra de Venezuela’, por lo que la organización mundial ‘no es el vehículo adecuado para este conflicto regional’, según afirmó.
Por su parte, el ex parlamentario andino y consultor internacional Alberto Adrianzén descartó que la expulsión del embajador de Venezuela, Diego Molero, pueda ‘contribuir a la restauración de la democracia en Venezuela’, como dice el comunicado de la Cancillería que anuncia la medida.
Según lo expresado a los medios de comunicación, también criticó la declaración del canciller de Kuczynski, Ricardo Luna, que desdeñó y calificó de absurda la propuesta de Maduro de una reunión de presidentes de la región.
Adrianzén destacó la posición de Ernesto Samper, exsecreatrio general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que plantea que hay salida para la crisis venezolana ‘si los actores políticos venezolanos, apoyados por la comunidad internacional, se comprometen con ella’.
‘Creo que expulsar al embajador, algo que no hecho hasta ahora ningún país de la región, no contribuye a una salida o solución pacífica, negociada y de buena fe’, de la que habla la reciente Declaración de los cancilleres reunidos en Lima, y llamó a impedir una mayor polarización en el vecino país.