Sábado, 18 Noviembre 2017

Rusia y China no apoyan criticas contra Venezuela

Escrito por  Naciones Unidas / PL Nov 14, 2017

Rusia y China no asistieron hoy a una reunión informal del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por Estados Unidos para acusar a Venezuela de violaciones de los derechos humanos y ruptura del hilo constitucional.

El representante permanente ruso, Vassily Nebenzia, y el alterno chino, Wu Haitao, acompañaron en un encuentro con la prensa a los embajadores de Bolivia, Sacha Llorenti, y Venezuela, Rafael Ramírez, quienes denunciaron el intento de Washington de involucrar a las Naciones Unidas y al Consejo en su cruzada contra Caracas.
Aunque los diplomáticos de Moscú y Beijing no realizaron declaraciones aquí, su presencia al lado de Llorenti y Ramírez fue un claro mensaje de distanciamiento de la iniciativa estadounidense, a la que tampoco se sumó Egipto, que al igual que Bolivia ocupa uno de los 10 puestos de representante no permanente del órgano de 15 miembros.
Rusia y China son dos de las cinco potencias con escaño fijo y derecho al veto en el Consejo, al igual que Estados Unidos, Francia y Reino Unido.
Ramírez agradeció la solidaridad con su país, y recordó que el mismo no constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, lo que resulta más que suficiente para que no se incluya de manera alguna en la agenda del Consejo.
Washington ya había fracasado en mayo de este año en su esfuerzo por llevar la situación de Venezuela al órgano de 15 miembros.
Al respecto, el representante de Caracas insistió en que los problemas internos se resolverán en sintonía con la Constitución, sin injerencia ni tutelajes.
La reunión de hoy fue promovida bajo la Fórmula Arria, que no es una actividad como tal del Consejo de Seguridad, no se celebra en su salón de reuniones ni obliga a todos sus integrantes a participar en la misma.
Según informaciones oficiales difundidas, Estados Unidos convocó a funcionarios y activistas con una postura crítica y en algunos casos muy agresiva hacia Venezuela, como el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Hussein.