Rusia y Alemania analizan tregua humanitaria en Siria

Escrito por  Moscú / PL Feb 27, 2018

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, y su similar alemán, Sigmar Gabriel, abordaron por teléfono la situación en Siria, sobre todo, una resolución de la ONU sobre una tregua humanitaria en Guta e Idlib.

La Cancillería rusa informó que en la plática Gabriel insistió en que todas las partes cumplan con la resolución 2401 del Consejo de Seguridad de la ONU para un cese de hostilidades de al menos 30 días.
Una pausa de cinco horas (de nueve de la mañana a dos de las tarde) podría ser el primer paso en el camino destinado a garantizar a los civiles todo lo necesario para conservarles la vida, ratificó la parte germana en la conversación, según el comunicado.

Corredor humanitario
El ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, indicó que se enviaron las coordenadas de por dónde pasará el corredor humanitario.
La dependencia dirigida por Shoigu denunció que, pese a la resolución del pasado sábado, los terroristas de JabhadAnNusra y grupos afines lanzaron 228 morteros contra Damasco, donde murieron cuatro personas y 50 resultaron heridas, en la última semana.
Pero el horario de la tregua para nada fue del agrado del ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, quien llamó a consultas al embajador ruso en Londres, sobre todo para pedir explicaciones sobre las limitaciones de tiempo del alto el fuego.
En diciembre de 2016, la jefatura militar rusa indicó que en los combates en la parte oriental de la ciudad de Alepo, mientras fuerzas gubernamentales, sin la aviación rusa, intentaban liberar a unos 120 mil civiles, Occidente exigía el fin inmediato de los combates.
Varias de las treguas fueron empleadas por los terroristas para reagruparse e incluso recibir más armamentos de Occidente. Cuando la ciudad quedó liberada, fue Rusia la que debió exigir a la ONU, Europa y Estados Unidos envíos de ayuda humanitaria a los civiles.
Ahora en Guta e Idlib ocurre algo similar: cuando las fuerzas gubernamentales cercan a los terroristas, en Occidente se escuchan las demandas humanitarias y denuncias de hechos fabricados sobre ataques gubernamentales contra la población siria.