Corea del Norte disparó el domingo un misil balístico en aguas de su costa este, la segunda prueba en una semana, en una acción que según Seúl desvanece las esperanzas de paz expresadas por el nuevo Gobierno liberal de Corea del Sur.

Corea del Norte ha lanzado este domingo lo que parece ser un misil balístico, reporta la agencia Yonhap citando al Ejercito surcoreano.

El programa norcoreano de misiles avanza más rápido que lo previsto, dijo el martes el ministro de Defensa surcoreano, horas después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas exigió a Pyongyang detener sus ensayos nucleares y de misiles balísticos y condenó un lanzamiento de prueba del domingo.

Corea del Norte lanzó el domingo un misil balístico que recorrió 700 kilómetros desde una región próxima a su costa occidental, informó el Ejército surcoreano, días después de la elección de un nuevo líder al Sur con la promesa de implicarse en un diálogo con Pyongyang.

El nuevo presidente liberal de Corea del Sur, Moon Jae-in, asumió su cargo el miércoles y prometió encargarse de inmediato las difíciles tareas de abordar las ambiciones nucleares de Corea del Norte y calmar las tensiones con Estados Unidos y China.

Corea del Norte acusó el viernes a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y a los servicios de inteligencia de Seúl de un fallido plan para asesinar a su líder Kim Jong Un con una bomba bioquímica durante un desfile militar en Pyongyang.

China dijo el jueves que quiere ser un buen vecino de Corea del Norte, después de que la agencia estatal del aislado país publicó una inusual crítica contra comentarios de los medios estatales chinos que pedían sanciones más duras por el programa nuclear de Pyongyang.

La prensa estatal de Corea del Norte emitió el miércoles una inusual crítica a China, al decir que comentarios de los medios de Pekín pidiendo sanciones más duras por el programa nuclear de Pyongyang atentan contra la relación entre los países y hacen crecer las tensiones.

El presidente Evo Morales abogó el martes por el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte, para salvar la vida y el planeta tierra ante la amenaza del uso de bombas atómicas y guerras nucleares.

Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir Putin, hablaron el martes sobre la necesidad de trabajar conjuntamente para poner fin a la violencia en Siria, en su primera conversación telefónica desde que los ataques aéreos estadounidenses en Siria tensaron los lazos bilaterales.