En la semana transcurrida desde que 17 de sus compañeros y maestros fueron asesinados a balazos en Florida, David Hogg y otros alumnos han logrado lanzar un movimiento que reformuló al momento el debate sobre el control de armas, algo que podría influir en las próximas elecciones en Estados Unidos.

Estados Unidos volvió esta semana a ser escenario del inacabable drama de los tiroteos masivos con decenas de víctimas y donde mueren cada año una media de 34 mil ciudadanos, 93 por día.

Un joven acusado de matar a tiros a 17 personas en una escuela de Florida fue investigado por la policía en 2016, después de que se hizo un corte en un brazo en un video en redes sociales y dijo que quería comprar un arma, pero las autoridades decidieron que recibía apoyo suficiente, informó el sábado un diario.

La ciudad de Parkland en Florida sepultará el viernes a las víctimas de más reciente tiroteo en Estados Unidos, en medio de una creciente indignación que se sumaba al desconsuelo por sospechas de negligencias en seguridad escolar y señales de que las autoridades podrían haber pasado por alto pistas sobre los planes del agresor.

Un centro de cuidado de ancianos que sufría cortes de luz por el huracán Irma informó que cinco de sus residentes perdieron la vida, en medio de altas temperaturas que promedian los 30 grados, según informó este miércoles la alcaldesa del condado de Broward. Otros afectados fueron evacuados a un hospital y siguen en estado crítico.

El gobernador del estado norteamericano de Florida, Rick Scott, pidió hoy al presidente Donald Trump la declaración de desastre para el territorio, que está bajo el embate del huracán Irma.

El huracán Irma azotó el sábado la costa norte de Cuba, mientras que en Florida, Estados Unidos,

Las autoridades de Florida, EEUU, han instado a la evacuación de 5,6 millones de personas en vísperas de la llegada este fin de semana del huracán Irma, que ya ha devastado varios países caribeños. La cifra constituye más de un cuarto de la población de ese estado, indica AP.

Como saldo de una violenta discusión familiar, un chico de 14 años asesinó a su padrastro de 37, a quien le disparó un tiro de escopeta en la espalda debido a que el hombre agredía a golpes a su mamá.