“Tarija afronta una recesión económica desde hace dos años”

Escrito por  GUADALUPE CASTILLO S./ EL PAÍS EN Sep 14, 2017


Después de casi una década de tener el crecimiento más alto de Bolivia, el departamento de Tarija, desde hace dos años, afronta una recesión económica por la dependencia de la renta petrolera.

Situación que conlleva a tener una economía vulnerable y desequilibrada que se manifiesta en la falta de empleo y el incremento del comercio informal.
El economista y docente universitario, Gabriel Gaite Úzqueda, hizo un diagnóstico de la situación económica del departamento y en entrevista con El País eN, explicó que la dependencia de la renta petrolera y la incipiente industria de la región, ubican a Tarija como el departamento con la mayor tasa negativa de crecimiento en los dos últimos años.
“Las tasas de crecimiento de la economía tarijeña han sido negativas, en la gestión 2015 fue de -2,73 por ciento y  en el 2016 de – 6,16, lo más grave”, afirma.
Puntualiza que urge una alianza público- privada para dinamizar la economía regional y fomentar la industria local, identificando las potencialidades como departamento, más allá de los ingresos que generan los hidrocarburos.

El País eN (EP).- Hizo un diagnóstico económico del departamento ¿Cuál es la situación de la economía tarijeña?
Gabriel Gaite (GG): Hay una crisis profunda en el departamento de Tarija y eso se nota con un conjunto de indicadores económicos que existen. Lo primero que podemos decir es que la economía tarijeña es altamente dependiente de la producción de hidrocarburos, por eso su Producto Interno Bruto (PIB), el 52 por ciento es explicado por un sólo sector y eso hace que la economía tarijeña sea vulnerable y desequilibrada. La economía en Tarija se mueve de acuerdo al comportamiento de ese sector, es decir si el sector crece a la economía le va bien, pero si le va mal decrece, es lo que está pasando actualmente en Tarija.

EP: ¿Qué indicadores económicos se tomaron en cuenta para afirmar que Tarija está en recesión?
GG: El primer indicador del PIB en el departamento es el gas y petróleo con un 52%, otros sectores importantes como la agropecuaria apenas representa el 7%, las industrias 7%, la construcción y obra pública el 6%, entonces toda la economía en Tarija está totalmente desequilibrada.
Lo que está claro es que en los últimos dos años, las tasas de crecimiento de la economía tarijeña han sido negativas, en la gestión 2015 fue de -2,73 por ciento y en el 2016 de – 6,16 , lo más grave. ¿Qué significa esto? los economistas tenemos un parámetro para medir la asociación económica, cuando en dos trimestres hay tasas de crecimiento negativas decimos que hay recesión, en el caso de Tarija son dos años de recesión económica. Es el único departamento del país que tiene tasas negativas de crecimiento en los dos últimos años, después de haber tenido casi una década del crecimiento más alto de Bolivia. De pronto nos hemos caído abajo.
El PIB per cápita que en el 2014, el mejor año para Tarija, alcanzaba a 8.700 dólares por persona, ha bajado en el 2016 a 5 mil dólares por persona, es decir que hubo una caída sustancial, a pesar de seguir siendo el PIB Per cápita más alto de Bolivia, pero cada vez nos acercamos menos en relación al país.

EP: Si bien la renta petrolera es el principal ingreso de Tarija ¿Qué pasa con los otros sectores que forman parte de la economía?
GG: Otro de los aspectos que se observa es que los sectores importantes de la economía han sido abandonados, el único sector que participa en el total nacional son los hidrocarburos, es así que el 64% por ciento de la producción de gas del país del 2016 fue generado en Tarija, pero otros sectores como la industria agropecuaria han ido decayendo históricamente en participación, tanto que en el 2016 sólo el 4,4% del PIB agropecuario del país se generó en Tarija.
La industria es para llorar sólo el 3.18% de la producción industrial del país se genera en Tarija, o sea desde el punto de vista industrial, tenemos un desarrollo incipiente y débil.
Por otro lado, en exportaciones el año 2015 Tarija, exportó un poco más de un tercio  de las exportaciones de Bolivia y ocupaba el primer lugar, pero el 2016 bajó al 21% y cae al tercer lugar. Después de ser por muchos años el primer departamento exportador del país hemos bajado. Las exportaciones principalmente son los hidrocarburos que alcanza más del 99,58%,  por no decir casi todo. Las industrias apenas exportaron cuatro millones de dólares.

EP: ¿Cuánto afectó la caída del precio del petróleo a Tarija?
GG: Es evidente que los precios de los hidrocarburos nos han afectado bastante. El año 2013, por ejemplo a Argentina le vendíamos gas a 10,4 dólares el nivel de BTU, pero el 2016 a 3,5 dólares. A Brasil de 9,1 dólares el nivel de BTU, hemos caído a 3,1 dólares, esto significa obviamente menor renta petrolera. Tanto es así que la renta petrolera de Tarija ha disminuido fuertemente.
El año más fuerte fue el 2014, ese año Tarija a través de todas sus instituciones: Gobernación, Universidad, municipios captó un poco más de 715 mil millones de dólares de renta petrolera; el 2016 fue apenas de 250 mil millones, y eso obviamente por el factor precio de los hidrocarburos.
Esto ha significado una caída sustancial de los ingresos departamentales, totales no sólo de la renta petrolera sino de otros tipo de ingresos como la Coparticipación Tributaria, es así que el 2014 de 5,500 millones de  bolivianos, hemos caído a 2.400 millones de bolivianos en el 2016, es decir un 56,5% menos.
Si bien, Tarija sigue teniendo las reservas de gas natural más altas de Bolivia con 64% y 65% del petróleo condensado del país, se observa una leve declinación de la producción. En gas natural el 2014, nuestro mejor año hemos producido 40.8 millones de metros cúbicos día (MMmcd); el 2016 hemos bajado a 36,6 MMmcd, si no es una caída sustancial es ya preocupante. Esto se debe a que algunos campos de gas de Tarija han entrado a una declinación natural, es el caso de San Alberto e Itau, que tienen una declinación natural.
Por ejemplo San Alberto el año 2008 producía 11 MMmcd, el año 2016 apenas 6,2 MMmcd.  El otro mega campo Sábalo también ha entrado en un periodo de estancamiento natural, estaba produciendo hasta 18,4 MMmcd, el 2016 bajó a 15,8 MMmcd.
El único que está creciendo es el Campo Margarita-Huacaya, pero en global hemos visto que la producción departamental de gas ha ido cayendo y  así son las  tendencias a futuro, sino se reponen reservas, las posibilidades de Tarija de ser líder de la producción de gas natural se verían comprometidas.
Todo esto que estamos hablando, implica que la región está en un problema de crisis económica, con tasas negativas de crecimiento, reducción de PIB Per cápita, reducción de las exportaciones por descenso de la renta petrolera, crisis financiera que se manifiesta en Gobernación y municipios, menores ingresos y endeudamientos, este panorama está produciendo más desempleo y recesión económica.

EP:¿Qué hacer para dinamizar la economía regional y promover el desarrollo?
GG: En el III Encuentro de Empresarios de Tarija (agosto) hice una propuesta: Cómo vivir más allá de la era del gas. Y es importante hacer notar que tenemos muchas potencialidades todavía que podemos utilizar, entre ellos está la petroquímica que se va instalar en el Chaco, y que va generar un conjunto de industrias derivadas de la petroquímica que se pueden instalar en Tarija.
También está el gasoducto que viene a Tarija con una capacidad ociosa de 40 millones de pies cúbicos día que no lo usamos, tenemos excedentes en generación de energía eléctrica, está el proyecto de regadío muy fuerte en el Chaco: Villa Montes-Sachapera con la presa El Carrizal que está en construcción y eso va permitir regar alrededor de 40 mil hectáreas en el Chaco.
Además se tienen que desarrollar las cadenas productivas a través de una alianza fuerte público-privada, es importante que se trabaje con el sector privado. El sector público no puede hacerse cargo del desarrollo departamental, por ejemplo la Gobernación tiene competencias específicas y las posibilidades de generar riqueza e ingresos son limitadas.
Entonces hay que fortalecer esa alianza público-privada para desarrollar en conjunto las potencialidades que hay en el departamento a través de lo que se denomina cadenas productivas, y eso significa que hay que trabajar en mesas de trabajo, ver que se puede hacer. Lo que no se puede hacer es depender únicamente del gas.
Si bien, hay todavía potencialidades de gas, se está perforando el campo Buyuy al sur de Margarita, el próximo año se va perforar Huacareta en Tarija, y aún hay potencialidades que el día de mañana pueden darle a Tarija un incremento a la producción del gas, pero ya no va haber más precios espectaculares de petróleo, sin embargo puede generar recursos para impulsar la economía departamental.
En ese contexto, hay que desarrollar esas potencialidades, hay que aliarse con el Gobierno central para desarrollar grandes proyectos y los proyectos de la economía interna una alianza público -privada.

EP: En particular ¿Qué sector se debe fortalecer en el valle central de Tarija?
GG: Se han identificado algunas cadenas, por ejemplo una que ya está funcionando y hay que fortalecerla es la Cadena de Uvas, Vinos y Singanis; también está la cadena de las berries, como la zarzamora, arándanos que es una posibilidad de fomentar; la cadena de las cerámicas, tenemos gas y buena arcilla; hay la cadena de alimentos balanceados que se articula con la ganadería lechera, porcinocultura, y así un conjunto de posibilidades, al igual que el turismo que tenemos que desarrollar.
Todo eso significa hacer estudios de oportunidades y de inversión. Si se identifica una cadena hay que estudiarla, eso significa ver los mercados, la tecnología, ver si es rentable y si las posibilidades del valle central dan para eso. Hay que estudiar, estudiar y estudiar, lo que no podemos hacer es marearnos solamente con infraestructura, sino que tenemos que desarrollar sectores productivos que son los que finalmente generan empleo y riqueza.
Eso es lo que necesita la población, empleo. Necesita ingresos y eso puede desarrollar iniciativas entre el sector público-privado.

EP: Si bien, se presentó a los empresarios de Tarija este diagnóstico de la economía local, ¿Cuál ha sido la acogida de este sector?
GG: Ha sido muy positiva, pero creo que se debe avanzar en mesas de trabajo y después con estudios específicos que nos lleven a desarrollar cierto tipo de  proyectos y fortalecer otros. La cadena productiva es nada más que un trabajo conjunto entre productores de materias primas, la gente que industrializa y comercializa, entonces en vez de ser hacer competencia unos a otros se debe hacer las alianzas que nos permitan desarrollar esas iniciativas.

EP:¿Cómo afecta la recesión económica en el quehacer de la población?
GG: Es evidente que la recesión se siente, todos la sentimos, hay menos ingresos algunos negocios no están pudiendo desarrollarse. La gente hace lo puede, se dedica a algunas pequeñas iniciativas, “están pataleando”. En resumen se siente la crisis en Tarija. El tema ahora es como paramos esto.
Si bien, todo este tiempo estuvimos viviendo la renta petrolera y la obra pública, ahora hay que empezar a ver cómo podemos reencauzar esa situación, y eso significa los créditos de la Gobernación para pagar las deudas que se tienen, para poder desarrollar un poquito el sector, pero eso es una de las tareas inmediatas que se tiene que hacer. Lamentablemente no hay el apoyo del Gobierno, que está poniendo peros a todas esas posibilidades.

EP: ¿Qué actores deben intervenir para dinamizar la economía regional?
GG: Todos, desde el Gobierno nacional, departamental, municipios, los empresarios y privados, estos últimos en un concepto amplio que va desde el campesino, el gremial, el pequeño productor y el mediano empresario.
Aunque el sector privado en los últimos tiempos en lugar de fortalecerse a nivel  nacional, se ve afectado por políticas del Gobierno central, por ejemplo al subir el precio del gas natural industrial para los privados, pero no sube para las empresas públicas que son las mayores consumidoras de gas, como la termoeléctrica, el segundo aguinaldo para los privados, encambio el sector público si puede paga y sino no paga.
Está claro que si no se atiende al sector privado en global y de manera amplia, la economía de Bolivia que ya tiene problemas de desaceleración no va funcionar.

EP: El Gobierno nacional observó que la Gobernación de Tarija subió un 19% los recursos de caja y banco este año ¿Qué lectura hace de esos datos?
GG: Siempre tiene que haber saldos de caja y bancos, porque no toda la plata que entra se la gasta al otro día, seguramente hay compromisos de contratos y se debe ahorrar. No es una lectura adecuada observar los recursos de caja y banco, es decir porque ese saldo en caja y bancos si bien se puede quedar hasta el 31 de diciembre, el otro año hay que incorporarlo en el presupuesto, es plata disponible.
También hay que preguntar al Gobierno central cuánto se queda en caja y bancos, pasa que el tema es una salida del Gobierno de decir para qué necesita más plata si tienen cajas y bancos, eso no es una buena lectura para nada. Es una lectura distorsionada.
El Gobierno puede decir lo que quiera, pero en Tarija hay recesión económica, está en dificultad después de aportar tanta plata al país, porque sólo el 13,6% se queda en el departamento el resto (86% de la renta del gas) se va al Gobierno central. Todos estos años hemos estado aportando al Gobierno nacional y no es justo que el momento en que haya dificultades financieras no se apoye.
Hay otra cosa más, si le va mal a Tarija, le va mal al Bolivia porque en este momento hay una desaceleración de la economía boliviana y hay problemas de déficit fiscal, o sea los ingresos son menores que los gastos, hay problemas con la balanza comercial negativa, estamos importando más de lo que exportamos.
Hay dificultades y eso empezó cuando inició la recesión de Tarija. La economía nacional está fuertemente dependiente de los hidrocarburos, y ¿quién los produce?  Tarija, y como  decíamos gran parte del excedente se ha ido al Gobierno central.
En resumen, si le va mal a Tarija le va ir mal Bolivia, porque Tarija a pesar de ser un cliché, era y es la billetera del país, y si esa billetera se hace más angosta, la economía del país va sufrir.

“Si le va mal a Tarija, le va mal al Bolivia porque en este momento hay una desaceleración de la economía, y hay problemas de déficit fiscal o sea los ingresos son menores que los gastos, hay problemas con la balanza comercial negativa”

“Es evidente que la recesión se siente, hay menos ingresos, algunos negocios no están pudiendo desarrollarse y la gente hace lo puede, se dedica a algunos pequeñas iniciativas, están pataleando”

Nombre
Gabriel Gaite Úzqueda
Profesión
Economista
Actividad
Economista y docente universitario