Domingo, 25 Febrero 2018

La cortina de humo que oculta el cierre del caso Mariscal

Escrito por  Redacción Central/El País eN Ene 19, 2018

Se cumplen cuatro años de la desaparición de Cristian Osvaldo Mariscal Calvimontes, la justicia no ha llegado, pero tampoco hay olvido. La Fiscalía dice no haber cerrado el caso, sin embargo, no se conoce de alguna investigación que siga en curso en territorio nacional. No hay nada que conduzca a saber si está vivo o muerto.

Sólo nos queda el mal sabor de la contaminación de pruebas y la activación de búsqueda internacional, que según la defensa, es sólo una distracción más porque no hubo ni los mínimos elementos para sostener que el periodista tarijeño haya salido al exterior.
Todo apunta a la impunidad. Ya van dos años que el padre de Cristian -Jaime Mariscal- terminó en la tumba tras una infatigable lucha, cuyo único objetivo era encontrar a su hijo. Lo mató el dolor a la vista de todos.
Se fue con demasiadas preguntas sin ninguna respuesta. Un 5 de enero de 2016 don Jaime se rindió a la vida pero sobre todo a la injusticia.
Desde el primer semestre de ese mismo año, cuando todos los imputados fueron sobreseídos, el entonces fiscal departamental de Tarija, Gilbert Muñoz, sostuvo que el caso no está cerrado.
A días de que se cumplieran cuatro años de la desaparición de Cristian Mariscal, la autoridad dijo lo mismo y añadió que emitió una instrucción para que los fiscales que están a cargo de este caso, actualicen datos e información de todo el trabajo que realiza la Policía Internacional (Interpol), pues el caso fue aceptado por esa instancia en Francia, donde está la sede.
“Se tenía un informe de la Interpol en el contexto internacional, se solicitó poder contar con las actividades de búsqueda del señor Osvaldo Mariscal”, aseguró Muñoz a los periodistas.
Sin embargo, para el abogado de la defensa, Tamer Medina y para muchos otros el fiscal Muñoz mintió de una forma “cínica y alegre”. Todo apunta a que la búsqueda internacional sólo es una manera de distraer a la opinión pública, toda vez que no existe ningún elemento de convicción mínimo que haga presumir que Cristian Osvaldo Mariscal está fuera del país o que haya salido de Bolivia por voluntad propia o privado de su libertad.
Pero no sólo eso, Medina también asegura que el Ministerio Público miente al decir que el caso no está cerrado. De esta manera exhortó a la Fiscalía a que demuestre que lo que viene sosteniendo hace más de un año y medio es verdad.
Si el caso no está cerrado quedan varias preguntas para la Fiscalía ¿Qué fiscal está asignado al caso?, ¿con qué número de TAR está asignado el caso?, ¿en qué juzgado cautelar se desarrolla el control jurisdiccional?, que diga ¿qué policía de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) está asignado a la investigación?, que se diga ¿qué tipo de pericia o de investigación se está realizando? Medina asegura que nada de eso existe. Entonces para él está claro que el caso Mariscal está cerrado.
“La familia sabe esto, como abogado de la defensa conocemos esto, lo decimos de forma franca porque en un caso tan polémico y emblemático como es el de Mariscal, la mentira se tiene que develar y descubrir ante la opinión pública. Hay un estado de ánimo de frustración de la familia Mariscal, por todo lo que sucedió en los cuatro años en relación al rol que cumplió el Estado a través del Ministerio Público y otras instancias, para poder posibilitar el acceso a la justicia. Ahí el Estado boliviano actuó de una forma nefasta y lo sigue haciendo”, aseguró Medina.
El nuevo comandante departamental de la Policía Boliviana, Freddy Gordi, le dijo a El País que coordinará con la Fiscalía para abrir la posibilidad de que se retome la investigación del caso Mariscal, considera que en algún lado tiene que estar la verdad, “la tierra no pudo habérselo tragado”, afirmó.
Dijo estar convencido de que se tienen que encontrar nuevas pistas para continuar con la búsqueda.

Muñoz deja una gran herida a Tarija
Cuando se cumplen 4 años sin Cristian Osvaldo Mariscal, el Fiscal Departamental Gilbert Muñoz, quien desde la Fiscalía estuvo al frente de la frustrada investigación durante todo este tiempo deja su cargo.
El fiscal General del Estado en dependencias del Ministerio Público en Sucre, posesionó ayer a Carlos Andrés Oblitas como nuevo fiscal Departamental de la ciudad de Tarija y Gilbert Muñoz fue nombrado Fiscal Superior.
Para muchos éste es un suceso más que engrosa la cortina de humo que cubre el caso de Cristian Mariscal y que oculta su cierre.
Gilbert Muñoz, quien ahora parece ascender de cargo no supo resolver el caso de la desaparición de Cristian. La herida seguirá abierta para todos los tarijeños.
¿Qué nos dirán cuando se cumplan cinco años de la desaparición de Cristian? ¿Seguiremos esperando pasivamente que instancias internacionales nos informen algo al respecto? ¿Qué pasó con Cristian Mariscal Fiscal Superior del Estado (Gilbert Muñoz)?

Prensa Internacional
Pero el caso no solo llamó la atención de la prensa local y nacional, sino de medios internacionales que también se cuestionan que pasó con Cristian Mariscal.
Infobae publicó en su portal web el 30 enero “Un periodista boliviano desapareció hace años y el largo silencio oficial conduce el caso a la impunidad”. Ahí este medio lanzó las siguientes interrogantes.
¿Cristian investigaba un caso de contrabando de drogas, y lo pagó caro? ¿Las manchas de sangre tapadas con pintura no significan nada? ¿El jeep de Cristian aparecido muy lejos de Tarija, vendido y revendido, tampoco significa nada?
La última vez que se lo ve a Cristian Mariscal es cuando sale de la discoteca donde trabajaba el domingo 19 de enero de 2014 de madrugada. Una cámara de seguridad lo filma caminando sereno hacia su auto.

LEA: Según publicación, Mariscal investigaba caso de drogas

El viacrucis del caso

La versión comúnmente aceptada es que Cristian fue a casa de su expareja, con quien había terminado la relación hacía unas semanas. Gabriela Torres Araoz le negó el acceso a su dormitorio. Ella cambió dos veces su declaración sobre el grado de alcoholismo que tenía cuando lo acompañó a la puerta de su auto, desde donde dice se marchó.
Primero dijo que estaba muy ebrio, pero ni las imágenes del video, ni las declaraciones de quienes compartieron unas cervezas esa noche con él coincidían. Tampoco hubiera quedado muy claro cómo encajaba el hecho de que supuestamente hubiera llegado en tiempo récord a orillas del lago San Jacinto, donde un perito condenado por usurpador, certificó después que realizó sus supuestas llamadas.
Luego la Policía encontró hasta 13 manchas de sangre en el trayecto que va de la puerta de Gabriela a la puerta de la casa por la que salió Cristian. Manchas que fueron limpiadas y pintadas según testificó el pintor que fue empleado ese mismo domingo en el que Cristian desapareció. De nada sirvieron las pruebas recolectadas, pues se arruinaron en un extraño tránsito entre el ITCUP Policial y el laboratorio fiscal del IDIF, mientras peleaban competencias. Competencias que quedaron en nada.
Los abogados de Mariscal jalaron otro hilo. El de los más de 60 mensajes intercambiados esa madrugada de la desaparición entre Gabriela Torres y su enamorado del momento, Grover Carranza, ambos operadores del TAM. Varios meses después se ordenó una pericia.
El perito contratado en Sucre para tal efecto, Facundo Olascoaga, nunca terminó la pericia, los abogados de Mariscal le acusan de haberla negociado. Entretanto, otro fiscal, Roberto Ramírez de Chuquisaca, ordenó un allanamiento a las oficinas de Olascoaga que acabaron por arruinar todo el material secuestrado.
El único dato que dejó Olascoaga fue una triangulación de llamadas que indicaron un punto en torno a San Jacinto, donde supuestamente se hicieron las últimas llamadas desde el teléfono de Mariscal. La familia lo consideró improbable.
A pocos kilómetros de ese punto se encuentra uno de los moteles de Melgar Mustafá. Su nombre saltó asociado a la venta del vehículo de Mariscal con el que desapareció. El mismo Suzuki Samurai, con la misma placa y el mismo registro del B-Sisa fue identificado en una comunidad de Santa Cruz.
El auto había estado parado durante todo el año, hasta que en agosto cargó tres veces gasolina en la semana de Urkupiña, en varios surtidores del trayecto hacia Cochabamba. Como si alguien se hubiera prestado el motorizado sin saber del caso.
La Agencia Nacional de Hidrocarburos tuvo registro de la placa en agosto de 2014. Incluso existieron videos. Pero no fue hasta que Plus TV, en enero de 2015, dio con esta documentación que el Ministerio Público actuó. Eso sí. En una semana se detuvo a Melgar Mustafá.
Jaime Mariscal describió junto a su pariente mecánico varias soldaduras que habían hecho en el carro, marcas como cicatrices, casi únicas. Pero el tema entró en una sucesión de audiencias y burocracias, paranoias de vehículos clonados y placas dobladas hasta que el juez desestimó la prueba.
Otra vez muy cerca, otra vez en la nada. Otra vez llenos de humo...

 

otros
datos

Declaraciones recientes
sobre el caso

Gilbert Muñoz

“Hace unos días hemos emitido una instrucción para que los fiscales que están a cargo de ese caso actualicen datos e información de todo el trabajo que realiza la Policía Internacional (Interpol), ya que fue aceptado por esa instancia en Francia, lugar donde está la sede. Se tenía un informe de la Interpol en el contexto internacional”, expresó el ahora ex fiscal del departamento.

Tamer Medina

“El fiscal Gilbert Muñoz miente de una forma cínica y alegre, la búsqueda internacional sólo es una manera de distracción a la opinión pública. No existe ningún elemento de convicción mínima que haga presumir que Osvaldo Mariscal está fuera del país, o que haya salido de Bolivia por voluntad propia o privado de su libertad”, dijo el abogado de la familia Mariscal, Tamer Medina.

Freddy Gordi

“Vamos a ver de coordinar con la Fiscalía para abrir la posibilidad de que se retome la investigación del caso Mariscal, en algún lado tienen que estar la verdad, porque la tierra no pudo habérselo tragado. Se tiene que encontrar nuevas pistas para continuar con la búsqueda de este periodista”, expresó Freddy Gordi, el recién posesionado comandante departamental de la Policía.

Lo más leído hoy