El presidente Evo Morales promulgó el lunes dos decretos supremos que establecen un incremento salarial para este año de 10,8% al mínimo nacional y 7% al haber básico de los trabajadores, aumento que beneficia también a los servidores públicos.

Los trabajadores afiliados a la Central Obrera Boliviana (COB) recordaron el lunes 1 de mayo, Día Internacional del Trabajador, 

La Central Obrera Boliviana y las centrales obreras departamentales conmemoraron este Día Internacional del Trabajo con marchas. El presidente Evo Morales marchó junto a los obreros de Santa Cruz. 

El presidente Evo Morales promulgó hoy dos decretos supremos que autorizan un incremento de 10,8% al salario mínimo nacional y 7% al haber básico de los trabajadores.

El aumento beneficia también a los servidores públicos, en homenaje al 1 de mayo, Día del Trabajo.

El 1 de mayo en Bolivia ha dejado de ser el día del Trabajo y ha pasado a ser una especie de efeméride del Día de la Tercera Nacionalización de los hidrocarburos;

El ministro de Economía, Luis Arce justificó el domingo el incremento en el 10,7% el salario mínimo nacional y en 7% el haber básico, porque generará en su criterio, un efecto multiplicador en la economía del país.

El trabajo es un hecho social, o al menos así estuvo concebido en la tradición legal latinoamericana moderna. El trabajo asalariado en particular, en la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, sostuvo este viernes que el Decreto Supremo de incremento salarial presentará excepciones en el pago del beneficio para empresas estatales que no estén en condiciones de hacerlo. 

Luego que el presidente Evo Morales y los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) anunciaron este jueves, que este año se incrementará 10,8% al salario mínimo nacional, que llegará a 2.000 bolivianos, y 7% al haber básico, causaron repercusiones dentro de los empresarios privados a nivel nacional, y particularmente en el departamento de Tarija.

El dirigente Vitaliano Mamani observó que a pesar de las normas de protección a la industria nacionales y de compras estatales, estas no se cumplen.