Sábado, 21 Octubre 2017

El dragado le devuelve el cauce al emblemático río Pilcomayo

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Ene 18, 2017

El icónico río Pilcomayo que recorre en su cauce a Bolivia, Argentina y Paraguay, ha sido objeto de un trabajo profundo en los últimos meses. 

Las máquinas dragadoras de los tres países retiraron el exceso de sedimentación que impedía el trazo de la corriente, por lo que se prevé que este año exista una buena repoblación de cardúmenes de sábalo en el Chaco boliviano, se disminuyan las inundaciones en el lado argentino y se recupere el ecosistema en el territorio paraguayo.
Tres puntos de trabajo en la comunidad de Esmeralda de la Región Autónoma del Chaco tarijeño, fue lo que se definió desde la Oficina Técnica de los ríos Pilcomayo y Bermejo (OTN P-B) en coordinación con la Subgobernación de Yacuiba y de Villa Montes que pusieron a disposición tres  máquinas dragadoras a tiempo completo.
El beneficio era recíproco y distinto para cada país, en el caso de Bolivia se buscaba recuperar las especies autóctonas de peces como el sábalo y prevenir el desborde del afluente en la temporada de lluvias en la zona baja, para lo cual la maquinaria pesada retiró malezas y sedimentos en los lugares identificados como puntos críticos, labor que se coordinó con la provincia de Boquerón de Paraguay y Salta de Argentina.
Según información de la OTN P-B, el río Pilcomayo es uno de los afluentes que arrastra mayor sedimentación y se estima que al año acumula aproximadamente 100 millones de toneladas de sedimentos que recoge durante su trayecto desde el departamento de Potosí. Por ello, el director de esta entidad, Pablo Canedo, manifestó que a partir de los buenos resultados obtenidos se espera realizar este trabajo cada año, con el fin de preservar el río y evitar desbordes.
Afirmó que no se erogaron recursos económicos significativos para el trabajo iniciado el pasado año, sino más que todo se trató de gestiones a nivel de Cancillería al existir una frontera trinacional, donde destacó se logró involucrar a los países en la problemática, para mejorar las situaciones que se venían dando los años en que no se tenían trabajos similares.
Canedo sostuvo que ahora se espera tener un mayor caudal para que el sábalo suba hacia la región del Chaco boliviano, donde además los campesinos dependen del río para realizar sus actividades agrícolas. Agregó que se ha procedido al repliegue de la maquinaria de las áreas de intervención, donde se prevé realizar un monitoreo por la temporada de crecida.
“Es una experiencia entre la OTN, la provincia de Salta y el departamento de Boquerón, y ha sido un éxito gracias a la coordinación y gestión ambiental, que nos ha permitido a todos un beneficio. Este trabajo está consolidado dentro de la agenda ambiental y es ya vital para preservar el Pilcomayo y evitar situaciones preocupantes. Se requiere de una coordinación muy compleja pero se ha logrado”, expresó.
A su tiempo, el capitán Grande de la Organización de Capitanías Weenhayek y Tapiete de Tarija (Orcaweta), Moisés Sapiranda, que representa a pueblos que se dedican a la pesca para la subsistencia y últimamente para la pesca comercial, manifestó que esperan que al levantarse la veda se puedan ver en el río los resultados del trabajo que se han venido desarrollando en los últimos meses.
Explicó que la Subgobernación de Villa Montes por intermedio de Proyecto Villa Montes - Sachapera (Provisa), trabajó a lo largo del límite argentino – boliviano con maquinaria propia, ante la petición de los pueblos originarios y el estado de emergencia en el que se encontraban, pues se tuvo un fuerte bajón de cardúmenes debido al excesivo sedimento que constantemente aqueja al Pilcomayo “río abajo”.

Contaminación del Pilcomayo continúa y preocupa

Si bien se interviene en el río entre tres países, el capitán Grande de la Organización de Capitanías Weenhayek y Tapiete de Tarija (Orcaweta), Moisés Sapiranda, indicó que esto no significa que se tenga una solución definitiva para el río Pilcomayo.
Aseguró que el afluente es afectado por la contaminación de sus aguas por departamentos de Potosí donde se conoce que los desechos de la minería son arrojados al río, lo cual  causa la disminución del pescado de la especie sábalo.