Economía después del Bicentenario

Abr 17, 2017

Después de muchas semanas esperando, Tarija llegó a su emblemática fecha del 15 de abril y se volcó en festejar los 200 años desde que los héroes de La Tablada firmaran la gesta libertaria más importante del sur del país expulsando al invasor y estableciendo las bases de un futuro rebelde e independiente.

Poco tiene que ver la situación actual con la que se vivía hace 200 años, por aquello de que el invasor ya no porta banderas ni bayonetas y más bien va cargado de bonos soberanos y agencias de calificación de riesgo. También los tipos de interés, las obligaciones contractuales adquiridas o las cotizaciones de los commodities  amenazan la libre toma de decisiones.
En esas andaba la Gobernación peleando entre el querer y no poder y el deber y no tener para enderezar una gestión castigada por los bajos precios de los hidrocarburos, un diseño autonómico dependiente de las cotizaciones del petróleo en Wall Street y una alegre herencia recibida en forma de planillas impagas y proyectos sobrevalorados firmados durante la gestión del ex gobernador interino Lino Condori.
El 15 de abril ha dejado más palabras que hechos concretos. Las placas han sido simbólicas por aquello de que nadie tomó las previsiones hace tres, cuatro o cinco años atrás de impulsar una serie concreta de proyectos que pudieran ver la luz coincidiendo con el Bicentenario y que orientaran el departamento hacia alguna de las alternativas (agrícola, industrial, cultural o de servicios) que de momento siguen siendo eso.
De entre todas se destaca el ofrecimiento del Vicepresidente Álvaro García Linera comprometiendo el apoyo para que la Gobernación de Tarija, o mejor dicho, la sociedad tarijeña en su conjunto, salga del bache y pueda tomar la senda del desarrollo independientemente de si el barril de petróleo cotiza en Nueva York a 110 dólares como hace cuatro años o a 30 como en enero de 2016.
Si el ofrecimiento del Vicepresidente es una modificación del escenario político o solo una cortés entelequia propia de la fecha lo dirá el tiempo. Ni siquiera se puede anticipar algo después de las declaraciones del Ministro de Economía Luis Arce Catacora que ahondó en su discurso habitual que señala a la Gobernación como un ente poco de fiar y “teatrero”. García Linera fue muy concreto a la hora de señalar que se viabilizaría el crédito de 100 millones de dólares que la Gobernación tramita.
Para la Gobernación, en el endeudamiento a corto plazo está la solución que permita volver a inyectar recursos en la economía tarijeña, impedir que las empresas se vayan y que los trabajadores pierdan sus empleos. El crédito al 6 por ciento de interés y los ya más de 250 millones de bolivianos adquiridos en fideicomiso, además de las obras que se ejecutarán con financiamiento de los adjudicatarios son las herramientas.
En este contexto, es el turno ahora de la Gobernación de Tarija, quien debe transparentar las cuentas de la pasada gestión, indicando sin lugar a más suspicacias donde se han invertido los recursos y al mismo tiempo, detallar el endeudamiento previsto y las formas de pago. En apenas dos años la capacidad de Tarija ha caído de 700 millones de dólares a 320. Los principales campos hidrocarburíferos, salvo Margarita, dan muestras de agotamiento. Los proyectos, incluido San Telmo y Astilleros, son de momento nada más que eso.
El Bicentenario abre una nueva puerta y toca atender lo urgente sin olvidar lo importante.

Lo más leído hoy

Jun 25, 2017 507

Google for Jobs, asistente para empleo

in Internacional
Jun 25, 2017 483

El amor chaqueño que dio origen al bello colibrí

in Ecos de Tarija
Jun 25, 2017 473

Un programa con cultura y letras en la Feria del Libro

in Sociedad y Seguridad
Jun 25, 2017 463

Alcaldía y gremiales planifican reactivar 9 mercados de Tarija

in Sociedad y Seguridad
Jun 25, 2017 365

Yacuiba y Salta proyectan obra en río Itaperenda

in Ecos de Tarija