Miércoles, 18 Octubre 2017

Cementerio lleno, “prestan” nichos por falta de espacio

Escrito por  YENNY ESCALANTE F./EL PAÍS EN Jul 17, 2017

Entre dos y tres fallecidos son llevados cada día al Cementerio General de Tarija, situación que tuvo como resultado la saturación en un cien por ciento del camposanto.

En este marco, lo único que le queda por hacer a la Administración es derivar a los familiares del fallecido a un cementerio comunal o, en última instancia, “prestarse” o compartir un nicho ya ocupado para darle cristiana sepultura.
A la par del crecimiento poblacional, el número de fallecidos incrementa y el espacio sacramental tarijeño quedó reducido. Es por ello que las autoridades tuvieron que asumir medidas alternativas para dar solución a esa necesidad, como el establecimiento de un horno crematorio. Sin embargo éste aún no está en funcionamiento. Mientras tanto se permite “prestar” los nichos, tras un acuerdo de partes.

“Subalquiler”
Martha, que hace poco perdió a un ser querido, cuenta que buscó un espacio en el Cementerio General, pero le dijeron que ya estaba lleno y le ofrecieron que acuda a otros comunales o al cementerio jardín “El Remanso”, que es de carácter privado.
“También nos dieron la posibilidad de que si es que teníamos a algún familiar enterrado en el Cementerio General, podíamos reducir sus restos en una caja más pequeña, hacer un poco de espacio y poner ahí a nuestro otro familiar”, relató.
Es así que, tenían la posibilidad de juntar ambos cuerpos, el fresco y el antiguo. Sin embargo no lo hicieron porque no tenían familiares allí. Pero una segunda posibilidad apareció cuando se enteraron que podía “subalquilar” un nicho de alguna persona que lo permitiera mediante un acuerdo de partes.
Martha lo consideró, pero antes de aceptar se enteró que no hay ninguna garantía del subalquiler, porque los propietarios del terreno, mausoleo o nicho podían exigir en cualquier momento la devolución del espacio.
“Supimos de una amistad muy cercana que apenas había cumplido cinco meses en subalquiler el cuerpo de su hijo y ya tenían que sacarlo porque los dueños originales (del nicho) le exigían el lugar porque había fallecido un familiar de ellos”, indicó. Es por ello que, finalmente decidieron llevar a su ser querido a un cementerio comunal.
“Se subalquilan estos nichos y no hay algún control porque es un acuerdo interno que se hace entre familias. No hay ningún control que te diga que tiene que cumplir un año o dos años. Tengo entendido que en el Cementerio dicen que debe ser así, pero no lo es porque ya es un acuerdo interno”, finalizó.

Administración
El administrador del Cementerio General, Ariel Zamora, manifestó que las personas, mediante un acuerdo entre particulares, pueden prestarse el nicho de un familiar o de una persona ajena, pero el Gobierno Municipal hará los cobros respectivos al titular de la propiedad.
“Si yo tuviese mi pirámide y no la estoy ocupando, puedo ceder (el espacio) tal vez a alguien, pero eso ya es un problema entre particulares, ya no interviene el Cementerio. Si nosotros intervenimos es solamente para regularizar, normalizar y cobrar lo que tiene que cobrarse”, afirmó.
Aseveró que esa acción puede darse pero debe entrar en conocimiento de la Administración “nadie puede enterrar o desenterrar sin el debido conocimiento o autorización”, enfatizó. Sostuvo que cuando se entierra a alguien no se lo puede mover durante cinco años y de eso deben estar conscientes quienes decidan hacerlo. “No pueden sacarlo, decir un añito o dos, la norma no permite exhumar un cuerpo antes de los 5 años”, dijo.
Consultado sobre el número de casos de esta naturaleza que ya se hayan registrado, el administrador dijo no tener conocimiento al respecto, por lo que considera que hasta el momento no hay ninguno.
Nichos compartidos
Debido al colapso del Cementerio, las personas pueden enterrar a sus familiares en un mismo espacio. Es decir, el cuerpo fresco puede estar en el mismo nicho que los restos de otro fallecido.
“Normalmente pasados los cinco o seis año, lo que se trasladan son los huesitos. Entonces es una caja pequeñita o en una bolsita, que es más cómodo. Entonces en el mismo nicho se puede enterrar el cuerpo fresco, y en el mismo nicho pone los restos para no llevar a otro lugar o a uno más pequeño”, sostuvo Zamora e informó que un mismo sepulcro hay tres o cuatro cuerpos actualmente.

El nuevo cementerio quedó postergado

El alcalde municipal de Cercado, Rodrigo Paz Pereira, manifestó que existen tres opciones para instalar el nuevo cementerio de Tarija, pero por el momento no hay recursos económicos para ello.
Señaló que mientras se consiga ese presupuesto, el horno crematorio aliviará de gran manera la presión que existe sobre el “viejo” camposanto.
“A través del crematorio vamos a ordenar una serie de tumbas y nichos que están abandonadas por más de 50 años y eso nos va a dar más margen de oxígeno en el viejo cementerio”, sostuvo.
Paz fue claro y dijo que el proyecto se hará realidad si es que consiguen los recursos, razón por la cual lucha por los 300 millones de bolivianos que se prevé obtener con la emisión de Bonos en el Mercado de Valores, porque liberará recursos para otros proyectos. “Porque sino entra platita fresca a la ciudad tenemos recursos muy limitados y lo inteligente ahora es apalancar recursos para atacar diferentes frentes de necesidades de la ciudad y la provincia”, sostuvo.
Al respecto, el presidente del Concejo Municipal de Cercado, Alfonso Lema, corroboró que en algún momento se habló de la construcción de un nuevo camposanto, no obstante ahora aquello se ve “poco probable” de cumplirse por las condiciones económicas decadentes del departamento. Es por ello que decidieron apostar por el establecimiento del horno crematorio.
“Habrá que planificar en el mediano plazo, no inmediato, tener un nuevo Cementerio que permita tener una proyección de mayor tiempo”, puntualizó el legislador.