Unos 16 voluntarios fueron atendidos en el Hospital

Escrito por  YENNY ESCALANTE F./EL PAÍS EN Ago 13, 2017

Como consecuencia del incendio en la Reserva Biológica de la Cordillera de Sama, que incluso se extendió a territorio cercano a la ciudad de Tarija, el Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD) atendió a 16 personas, de las cuales 12 fueron internadas. Unas 10 están con lesiones relativamente graves y otras dos fueron trasladas al Hospital del Quemado, pues su estado es crítico. Una de ellas presenta quemaduras del 75 por ciento y la otra el 45 por ciento.

El director del HRSJD, Roberto Baldivieso, informó que de los pacientes internados, seis son miembros de la Escuela Básica Policial (Esbapol) y cuatro son civiles. Los pacientes presentan contusiones, politraumatismos, esguinces, fracturas y quemaduras leves. Además refirió que atendieron a otra cantidad de intoxicados y voluntarios que presentaban conjuntivitis ya que fueron afectados durante su servicio de voluntariado para apagar el incendio.
“Nosotros a través de la Gobernación, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) y el HRSJD estamos dando la atención correspondiente a todas las personas que son víctimas de este incendio porque los efectivos de la Esbapol no tienen seguro, así que el Hospital se está haciendo cargo de la curación de estos pacientes”, expresó.

Atención solidaria
El Cies atenderá en emergencias a todos los voluntarios que acudieron a sofocar el incendio y que hayan sufrido algún daño en su salud. Se les brindará primeros auxilios y el medicamento necesario de forma gratuita, así lo informó el médico de guardia, Patricia Montaño.
La dirección es calle Bolívar Nº 475 entre Méndez y Santa Cruz o en su otra dirección Avenida Daniel Zamora Nº 1529 entre Timoteo Raña y Luis Campero. Los teléfonos son 66-34546 y 72312.
De igual manera el médico Marcelo Ugarte ofreció su apoyo para atender a los voluntarios que hayan sido afectados. Es así que para casos de emergencia pueden comunicarse al 75110019.

Donación del Gobierno
Según la Agencia Boliviana de Información (ABI), la ministra de Salud, Ariana Campero, informó que se puso a disposición media tonelada de medicamentos para atender a las personas que presenten afecciones o cuadros inestables debido a la humareda en Tarija a raíz del incendio en la serranía Sama.
“Esta tarde hemos arribado con media tonelada de medicamentos por un valor de por lo menos 160.000 bolivianos, esta media tonelada representa los medicamentos que más se necesitan en contingencias, en desastres como estos incendios, hemos traído soluciones fisiológicas también por si se necesita hemos traído dextrosa”, detalló en conferencia de prensa.
La autoridad manifestó que en estos dos días se atendió con prontitud al menos a 2.000 personas que presentaron afecciones respiratorias, quemaduras que no fueron más allá del primer grado y otros problemas.

Velatorio en honor a los dos fallecidos

Tras los dos decesos confirmados, la estudiante de primer año de la Esbapol, Nedeyra Condorset y el comunario de Guerra Huayco, Luis Martín Mendoza, la Gobernación de Tarija realizó un homenaje póstumo en honor a las personas que dieron su vida por sofocar el incendio. “Hay un sentimiento de dolor que es compartido por todo el pueblo”, sostuvo el gobernador Adrián Oliva.
El director de comunicación de la Gobernación, Carlos Saavedra, explicó que en primera instancia asistieron al velatorio de Luis Mendoza en Guerra Huayco, quien murió atrapado en el incendio; y posteriormente desarrollaron un velorio en el Salón Rojo de la Gobernación en honor a la cadete Nedeira Condorset. El monseñor Javier del Río dirigió la misa.
De igual forma el Concejo Municipal sesionó de manera extraordinaria para hacer un reconocimiento póstumo a los fallecidos por el incendio de la cuesta de Sama.
Por otro lado, aprobó la Ley Municipal que declara desastre natural a las comunidades que fueron afectadas por el incendio. Esta normativa ya fue promulgada por el alcalde Rodrigo Paz. Ello permitirá destinar recursos a la atención inmediata y acciones de rehabilitación.