‘Víctimas de estafa’ del aeropuerto Chimoré arremete contra tarijeños

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Sep 13, 2017

El pasado 4 de septiembre se conformó en Chimoré - Cochabamba la “Asociación de Víctimas de Estafa por la construcción del aeropuerto Chimoré”, una obra que fue adjudicada a empresas tarijeñas en el año 2011. La asociación congrega a los diferentes trabajadores y empresas que no percibieron su salario luego de participar en la construcción del aeropuerto Chimoré, en el corazón del trópico cochabambino. Los representantes de los sindicados prefirieron guardar silencio hasta que le tema se aclare judicialmente.

Entre los afectados se cuenta a Enrique Paredes, propietario de una pala excavadora a quien se le adeudan 25.000 dólares; José Quiroga, volquetero que transportaba áridos y a quien no se le cancelaron alrededor de 1.500 dólares; Alcides Huaylla, que proveía material de construcción por cerca de 400 dólares; Paolo Marcelo Camargo Magnani, propietario de Agua de Mesa Tropical a quien se le deben 8.000 dólares; Uvaldina Hidalgo propietaria de Metal Eslim con facturas impagadas por 5.000 dólares y Mario Alejandro Casso Paredes, propietario de la empresa que recalculó, fabricó y montó las cubiertas del aeropuerto a quien se le adeuda 87.761 dólares.
La obra del aeropuerto de Chimoré fue adjudicada en 2011 al Consorcio Constructor Chimoré que estaba representado por Jaime Roland Bascopé y conformado por las empresas Incico, propiedad de los hermanos Jorge, Carlos Adolfo y Vito Rodrigo Blacud Martínez junto a la empresa Sergut y Petrosur. La denuncia también se sigue contra los personeros Jorge Wilson  Villarroel Romero, Alcides Rubén Meriles, Joaquín Roberto Ramallo Mealla y Javier Cruz, según informó Jaime Soliz del consorcio de abogados Soliz y Asociados que ha patrocinado la denuncia por estafa, asociación delictuosa, sociedades o asociaciones ficticias. Cabe señalar que Jorge Blacud, pese a ser señalado como propietario de Incico por Soliz, no figura como denunciado. Él mismo indicó que “no participé de esa construcción” y eludió hacer comentarios.
En el mes de junio se libraron diferentes órdenes de aprehensión ante los numerosos retrasos por incomparecencia que está sufriendo el proceso.

El aeropuerto de Chimoré
El aeropuerto de Chimoré, en el corazón del Chaparé, fue una de las promesas de campaña del presidente Evo Morales hacia sus bases más fieles. En 2011 se lanzó la licitación en la modalidad de llave en mano. El 5 de septiembre de ese año se firmó el contrato con el consorcio Constructor Chimoré, formado por tres empresas tarijeñas, Incico, propiedad de la familia Blacud, con el 30 por ciento; Petrosur, de la familia Rojas también con el 30 por ciento y Sergut SRL, con el 40 por ciento.
El monto de adjudicación fue de 240.521.400 bolivianos, que al ser llave en mano no permitía modificación alguna. La fecha de recepción se fijó para el 5 de septiembre de 2014. El contrato lo firmó el entonces ministro Walter Delgadillo Terceros.
El plazo del aeropuerto se amplió hasta en dos ocasiones para inaugurarse a finales de 2015, aunque muchos meses después todavía no contaba con servicios básicos. Paradójicamente, el 29 de febrero de 2016 se emite una orden de resolución de contrato por causa fortuita, es decir, sin cobrar las boletas de garantía.

 

el
apunte

Subcontratas
y resolución,
todavía está
en examen

El Decreto Supremo 181, que rige las normas de contratación con el Estado, limita el porcentaje de subcontratación que se permite a las asociaciones accidentales que se adjudican licitaciones públicas, por lo que la acusación por “estafa” deberá ventilar el porcentaje real.
Otro asunto que se analiza es el causal de la resolución de contrato por causa fortuita después de que se hiciera la inauguración correspondiente. Aparentemente sería por no haber entregado todos los ítems.