Dictan detención domiciliaria de Molina por su estado de salud

Escrito por  Gustavo Márquez/El País En Dic 22, 2017

La Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de Tarija declaró procedente la apelación a la detención preventiva planteada por la defensa del ex director del Servicio Departamental de Caminos (Sedeca), Omar Molina, dentro del proceso que se le sigue por presuntos ilícitos en el caso denominado “Adquisición de Cemento Asfáltico Para la Conclusión de Trabajos de Carpeta Asfáltica del Proyecto Santa Ana – Yesera”, debido al delicado estado de salud en el que se encuentra el imputado.

La audiencia se inició a horas 17.30 con la llegada de las partes. Con un respirador de oxígeno, un suero y en silla de ruedas, el imputado descendió de una ambulancia para ser conducido al lugar del acto procesal por escoltas policiales, mientras uno a uno sus allegados y familiares iban llegando. Una vez ubicado en la testera, Molina que lucía convaleciente y adormilado, estuvo acompañado de una enfermera, quien en distintos momentos le tomó signos vitales, mientras que él sostenía cada cuanto un rosario que pendía de su cuello.
Por casi dos horas y media, la defensa de Molina compuesta por Mónica Ugarte, Gina Castellanos y Wilson Ramírez, hicieron una pulcra exposición en la que aplicaron una metodología organizada, defendiendo respectivamente desde distintos ángulos lo que consideraron fue una vulneración por parte del juez del Juzgado Segundo Cautelar, que dictaminó la medida de última ratio el pasado 16 de noviembre. Asimismo remarcaron el papel que jugó uno de los denunciantes en el caso, José Luis Vargas Trigo, a quien acusaron de “actuar con dolo” ya que al momento de la recepción del cemento asfáltico, fungía como dependiente del Sedeca, en la unidad de laboratorios y suelos.
La defensa refirió que según un informe forense al inicio del proceso Molina no presentaba un estado de salud agravado pero sí un historial clínico, empero el 12 de diciembre un nuevo informe forense da cuenta de patologías como una bradicardia inusual sintomática que lo hacían propenso a sufrir una descompensación, además de disnea de sueño, por lo que se tuvo la instrucción del Ministerio Público de realizarle una revisión. Asimismo se conoció que Molina salió del penal a la Clínica Cardiovascular para ser internado, y si bien alcanzó una estabilidad por el tratamiento médico, no había superado totalmente su cuadro de salud, donde incidió además su condición de sobrepeso.
De parte del Ministerio Público, a su tiempo tres fiscales anticorrupción contrapusieron los puntos expuestos por la defensa, defendiendo la resolución emitida por el Juzgado Segundo que determinó la detención preventiva, que plantearon está fundamentada según la valoración de los peligros procesales, y los indicios recabados, que aseguraron cuando se llegue a la acusación se convertirán en las pruebas. Por ello solicitaron mantener la medida dispuesta ya que advirtieron que sí existe peligro de obstaculización en la investigación. Agregaron además que la detención no afecta a la salud del imputado porque accedió a un control médico cuando lo necesitó e incluso de una internación.
A horas 22.20 aproximadamente, tras un receso tanto el presidente de la Sala Penal, Juan Carlos Vargas y la vocal Alejandra Ortiz, procedieron a la lectura del fallo correspondiente, en un momento de tensión total y un silencio inquietante, que se rompió una vez que se informó sobre la decisión de modificar la detención preventiva por la domiciliaria. Tras esto, en medio de llantos y abrazos, el imputado salió rodeado abrazado de su hija y esposa.

 

el
apunte

Medidas cautelares interpuestas
a Molina

Una vez dado el fallo, se subrayó que el imputado debe cumplir las medidas cautelares de arraigo departamental y nacional; presentar dos garantes solventes de 100 mil bolivianos cada uno; la prohibición de comunicación con testigos o peritos involucrados en el caso y la obligación de presentarse a firmar un libro en la Fiscalía el lunes de cada semana a horas 9 con escolta policial.