Entierro del Diablo, tradición en retroceso por culpa de la violencia

Escrito por  Daniel Rivera M./El País eN Feb 19, 2018

El entierro del diablo en el barrio Villa Abaroa, como en otras muchas comunidades de Tarija, es una tradición de antaño que está en retroceso por culpa de la violencia que su celebración generaba año tras año. Los hechos delictivos sucedidos en pasados años llevó a que el Municipio decida restringir esa actividad y dejarla fuera del programa oficial, sin embargo los vecinos del lugar aseguran que no dejarán perderla, y piden a la Alcaldía apoyar con mayor seguridad policial y que haya una mejor coordinación.

La actividad comienza en la plaza del mencionado barrio, para luego dirigirse por la avenida Mejillones hasta pasar la avenida circunvalación y dirigirse a los barrios próximos de la ciudad, donde realizan el Entierro del barrio. Las aceras son usadas por los vecinos y comerciantes para ofrecer los diferentes platos criollos de la región. Sin embargo el Municipio quiso suspender esa actividad, por lo cual la Intendencia Municipal junto a efectivos policiales llegaron a la zona para retirar a los vendedores, pero no lograron su cometido.

Vecinos conscientes
Dentro de los vecinos de la Villa Abaroa hay disparidad de opiniones, si bien la mayoría está de acuerdo con mantener la tradición, también son conscientes de que en ocasiones ha habido exceso de alcohol, lo que no da una buena imagen. Peor, en algunos años se han provocado hechos delictivos graves incluyendo homicidios y violaciones.
Doña Mirtha Armella vive al frente del Mercado del barrio, manifestó su molestia por la intención que tiene el Municipio de hacer desaparecer esa tradición, pues son años que se realiza esa actividad. Tampoco les quieren dejar vender la comida que prepararon, por lo cual cuestionó que en otros lugares sí sea permitido.
“El entierro se hace desde que yo tenía diez años, ahorita ya tengo 70 y no es posible que se quiera hacer perder esta tradición-comentó Armella-. Desde el año pasado que decían que querían hacer desaparecer esta actividad, ya este año vinieron a que levantemos nuestras cosas que hicimos para vender, no querían ni que saquemos nuestras mesas a la acera, al final nos dejaron pero prohibieron el expendio de bebidas alcohólicas”.
La vicepresidenta del barrio Abaroa, Marina Flores, sostuvo que no tuvieron ninguna información de la suspensión del Entierro del Diablo y señaló que además esa actividad genera un ingreso económico para las familias, gente de escasos recursos que van a vender pasteles, anticuchos y otros productos.
En ese sentido, Flores dijo que los vecinos están de acuerdo a que el Municipio ponga un horario prudente para suspender las ventas y contribuir a que no haya excesos, pero pidió que no se pierda esa actividad cultural de antaño.