Casas de empeño cobran entre el 10 y 25% de interés al mes

Escrito por  ROBERTO PATIÑO/EL PAÍS EN Mar 26, 2018

Ubicadas en la zona de La Loma, por las calles Daniel Zamora y Luis Campero, las casas de empeño otorgan préstamos de dinero por hasta 5.000 bolivianos en base a muebles, electrodomésticos incluso celulares y cobran entre el 10 y 25 por ciento de interés mensual. La Policía Boliviana suele realizar un control periódico cuando tiene dudas sobre si los objetos son robados.

Se caracterizan por albergar una variedad de objetos de todos los tipos, apiñados de manera desordenada, juegos de comedor junto a heladeras y televisores, en algunos casos hasta automóviles eléctricos para niños, catres junto a bombas de agua, roperos y cocinas, computadoras y aparatos de música.

Prendas
Algunas ya tienen varios años de funcionamiento, por ejemplo como el que atiende Marcelo Segovia, que asegura ya estar en el rubro desde hace 15 años junto a su madre. Presta dinero por prendas, recibe todo tipo de electrodomésticos, computadoras, televisores, aparatos de música, juegos de mesa, “livings”, heladeras, pero no celulares.
El dinero que presta no pasa de los 4.000 a 5.000 bolivianos “no más”, sostiene, y aclara que otorga la tercera parte de lo que cuesta un artefacto, y en cuanto al interés cobra “lo legal”, no más del 10 por ciento mensual. Criticó que vecinos suyos cobren mucho más, hasta el 25 por ciento, incluso por día.
Para evitar recibir prendas robadas, le pide al eventual cliente su carnet de identidad, la dirección de donde vive, su número de teléfono y otro referencial, luego elabora un documento donde se especifica la cantidad prestada y el monto de interés, aunque no pone una fecha límite.
“Si me pagan el interés, puedo esperar hasta seis meses, un año, si me siguen pagando el interés se espera no más, todos tenemos problemas y a veces no pueden pagar, hay que entender también”, apunta y agrega que “uno se presta por necesidad”. Además, muestra su licencia de funcionamiento como inmobiliaria y un Número de Identificación Tributaria (NIT) del régimen simplificado.
También protestó porque “personas que recién llegaron al barrio y abrieron casas de préstamo, están exagerando con los intereses, juegan con la necesidad de las personas, ellos suelen prestar al 25 a 30 por ciento por día, eso ya es exagerado”, apuntó, “no son personas conscientes, juegan con la necesidad de la agente”.
A su vez, María Méndez, señala que recién está comenzando con el negocio, era una tienda de compra y venta, pero también optó por los préstamos prendarios en base a heladeras, televisores, juegos de “living”, equipos de sonido y celulares. Suele otorgar hasta el 50 por ciento del valor del objeto. “No son montos grandes –agregó- y los recogen rápido”.
Para evitar recibir objetos robados asegura que exige la factura y escribe un contrato donde anota el carnet de identidad del cliente y el plazo establecido para la devolución del dinero. También cobra el 10 por ciento de interés.
El comandante departamental de la Policía Boliviana en Tarija, Freddy Gordy Soto, recordó que el tema de las casas de empeño viene de hace mucho tiempo atrás, varias veces las intervinieron e incautaron los objetos recibidos como prenda al sospecharse de que eran robados.
“La Policía realiza controles periódicos –sostuvo-, se hace una supervisión y control especialmente cuando hay dudas, se intervienen estas casas y se incauta todo lo que se encuentra en el lugar, hasta que el propietario se descargue con documentación de respaldo”.

 

el
apunte

Se debe
exigir los
documentos
de respaldo

El Comandante departamental de la Policía, Freddy Gordy, recomendó a los propietarios de las casas de empeño pedir facturas o documentación de respaldo cuando reciben una prenda, caso contrario corren el riesgo de perder el dinero prestado y la misma prenda. Además, si son producto de un robo, ellos mismos pueden ser procesados penalmente.
Agregó que El Código Civil también prevé que se supone la propiedad del poseedor del bien mueble siempre y cuando no haya un tercero que reclame el derecho propietario.