Los fuertes vientos, de hasta 60 kilómetros por hora, provocaron el “vuelco campana” de una flota de la empresa Trans Narváez en la Falda la Queñua. Ésta salió con cerca de 50 pasajeros de Villazón y tenía como destino final Tarija.