Conflictos y constelaciones

Escrito por  Juan Pablo Albornoz Kokot Feb 02, 2017

Volví, luego de un tiempo, a realizar una mediación de conflictos con una herramienta que saqué de la “caja de herramientas” que tenemos los mediadores. Un grupo de trabajo tenía conflictos relacionales que estaban afectando sus tareas, la armonía y a sus miembros personalmente. Mantuve reuniones privadas con cada uno y luego en conjunto. Usamos unos muñequitos de madera, hilos, maíz, figuras, dibujos, pelotitas y la magia sucedió

¿Qué son las constelaciones organizacionales?

Rápidas, creativas, centradas en la solución de problemas y desde una perspectiva sistémica las constelaciones tienden un puente entre lo que te sucede y lo que sucede a tu alrededor. Son una ventana para “ver/sentir” lo complejo.

Te cuento algo de historia: Las constelaciones organizacionales nacen en 1995 de la mano de Bert Hellinger en Kufstein, Austria. Hellinger es el padre de las constelaciones familiares. Otros protagonistas son Matthias Varga von Kibéd y su mujer Insa Sparrer. Si bien el sistema tiene su origen en asuntos de familia, se empezó a aplicar con gran éxito en las organizaciones. Por mi parte he comprobado que son muy útiles en las mediaciones de todo tipo de conflicto.

¿Por qué actúan de esa manera los miembros de tu equipo?

¿Qué patrones los afectan?

¿Qué se ha desordenado?

¿Qué influencia tienen en ellos quienes se han ido?

¿Qué fidelidades existen en los hábitos de tu equipo?

¿Quiénes han sido excluidos?

¿Hay desequilibrios entre lo que dan y lo que reciben?

¿Qué cosas invisibles pueden visibilizarse?

¿Hacia dónde quiere ir el sistema? ¿Y sus miembros?

¿Es posible “ver” más profundamente al conflicto que los implica?

Primero representamos a los actores, a las relaciones, a los conceptos, a los valores, y a todo aquello que el mediado utilice en la descripción de la situación. Los objetos se colocan espacialmente y desde el inicio “el campo” empieza a darnos información. Realidades inconscientes se hacen conscientes y resplandece una nueva luz.

Es muy importante la posición, las distancias, el lugar hacia dónde miran los objetos, el lugar que ocupan en el campo, las relaciones entre los elementos y sobre todo el “estado corporal” momento a momento del mediado y del mediador. El cuerpo sabe cosas que la mente desconoce.

En las constelaciones el espacio se vuelve inteligente y el mediador se convierte en un sensor (co-sensor) y observador de lo que sucede en cada pregunta en cada movimiento del campo, en cada mirada a los objetos y en los movimientos que se realizan.

Mediar con constelaciones muestra interacciones, percepciones globales, reconoce funcionamientos, acciones, metas, obstáculos y permite decidir los próximos pasos en las acciones conjuntas. Además mantiene en el mediador la posibilidad de “estar en todas las partes” (plurineutralidad).

¿Qué he logrado con este método?

Abrazar la complejidad y poner el énfasis mucho más en las relaciones que en los actores o los elementos del sistema. Al final, querido lector,…¿no está este mundo formado más de relaciones que de “cosas”?

¡Hasta la próxima!

           Juan Pablo Albornoz Kokot
       Abogado-Mediador de Conflictos
            www.albornozkokot.com 
           Coordinador Académico del 
Centro Misionero Maryknoll en América Latina
              www.cmmalbolivia.org 

Lo más leído hoy