Miércoles, 18 Octubre 2017

Tupiza cumple un paro cívico de 72 horas en demanda de proyectos para brindar a la población el servicio de agua potable segura. Denuncian que las autoridades de Gobierno no han respondido a dicha demanda que data de hace mucho tiempo.

Un ampliado de la Central Obrera Departamental (COD) de Potosí resolvió ayer declarar en estado de emergencia a los trabajadores, debido a la crisis de agua en el municipio de la Villa Imperial, reportó radio Aclo de la red Erbol.

Ante la aguda crisis del líquido potable que se vive en Potosí, el Gobierno encara diferentes programas y planes de contingencia para garantizar el suministro de agua en todas las zonas de la Villa Imperial, tales como el perforado de pozos,  envío de cisternas, bombeo de ríos y planes maestros.

Los vecinos aseguran que el agua que actualmente llega a Tupiza es contaminada por la actividad minera de la zona.

El Sistema de Naciones Unidas (ONU) en Bolivia a través de su coordinador residente, Mauricio Ramírez, ante la crisis de agua que atraviesa Potosí como consecuencia de la minería, recomendó una buena gestión del recurso vital desde lo institucional a través de la recuperación de recursos naturales y zonas afectadas por la actividad intensiva.

El gerente interino de la Administración Autónoma para Obras Sanitarias (AAPOS), Cristian Viñola, aclaró este martes que los volúmenes de agua almacenada en lagunas garantizarán el abastecimiento a la población potosina hasta finales del mes de diciembre y no hasta octubre como afirmó Víctor Hugo Rico, director de la Autoridad del Agua.

Los barrios Santa Cecilia, 24 de Junio y 26 de Agosto, de la ciudad de Tarija, son los beneficiarios de un convenio firmado entre el Gobierno Municipal, Servicios Eléctricos Tarija (Setar) y la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt) para la dotación del recurso hídrico. Entre las tres instituciones se invertirá alrededor de 400 mil bolivianos en materiales y mano de obra.

La Empresa Municipal de Agua y Alcantarillado de Bermejo (Emaab) prevé instalar unos 7.000 medidores ya que más de cinco mil usuarios no lo tienen. Hasta la fecha sólo se emitía una tarifa plana, no obstante con ese nuevo proyecto que costará unos seis millones de bolivianos se podrá hacer el control respectivo del consumo del líquido elemento e identificar a beneficiarios clandestinos. Es así que se regularizará ese servicio.

El ministro de Medio Ambiente y Agua, René Ortuño, informó el domingo que este año la represa del Complejo Múltiple Misicuni, en Cochabamba, logró acumular 37 millones de metros cúbicos de agua.

El diputado de Unidad Demócrata (UD), Gonzalo Barrientos, informó el miércoles que se le dio una última oportunidad al alcalde de Potosí, William Cervantes, para que pueda presentar ante la Comisión de Autonomías, un informe oral sobre el desabastecimiento de agua en esa ciudad del sur del país.