Roberto Ruiz: “Oliva se autoexpone a un proceso penal”

Escrito por  ARTURO FERNÁNDEZ C./EL PAÍS EN Oct 04, 2016

La falta de dinero circulante en las calles, las planillas adeudadas a las empresas constructoras y/o de servicios por parte de las instituciones públicas, el aumento del desempleo y el cierre de varias empresas privadas, además de los discursos políticos de la Gobernación y alcaldías, han instalado una situación de crisis financiera en Tarija, que ya es conocida y sentida por muchos.

Según las autoridades y algunos representantes de sectores sociales, gran parte de este mal momento se debe a una mala administración de los recursos departamentales en la gestión de Lino Condori y del Movimiento Al Socialismo (MAS).  
Pero poco o nada se pudo conocer sobre la versión que manejan los aludidos al respecto. Por este motivo, El País eN (EPEN) habló con el que fue la mano derecha de Lino durante toda su gestión, Roberto Ruiz (RR), quien accedió a hablar con El País eN y contó su verdad.

EPEN.- Según el discurso de la actual Gobernación hay una fuerte crisis en Tarija y gran parte de esto se debe a la gestión de Lino Condori, a la que usted acompañó en su totalidad ¿Qué nos puede decir al respecto?
RR.- Se ha demostrado que la campaña de difamación que sostiene desde sus inicios la actual Gobernación, no tiene sustento fáctico y sólo obedeció a uno:  descalificar al MAS y a Evo Morales de cara al Referéndum de Febrero y dos: a satanizar la presencia campesina y popular en la dirección de la Gobernación. Una presencia que había desplazado a las viejas, parasitarias y anquilosadas burocracias basadas más en los vínculos familiares con los residuos oligárquicos que en méritos propios.
La gestión de Lino fue eficiente en términos de ejecución presupuestaria. Por ejemplo, el 2014, se tuvo una ejecución sobre el presupuesto final del 84% y sobre el presupuesto inicial del 108%, ambas cifras están por encima de la ejecución del 2015 y 2016, cuando ya los ingresos se redujeron significativamente y los compromisos presupuestarios siguen altos.
El 2014, la gestión de Lino estuvo en segundo lugar a nivel nacional en porcentaje de ejecución, sólo superada por Chuquisaca con 88%, pero logró el primer lugar en volumen de ejecución con 4.584 millones de bolivianos. Al no tener posibilidades de acusar al MAS de ineficiente, la consigna fue acusarlo de ¡despilfarro! Otra acusación sin base.
De modo, que la gestión de Lino, lejos de llevar a Tarija a una “crisis” lo que hizo fue dinamizar y democratizar el acceso a recursos a nivel departamental de una manera sin precedentes. La “crisis” se instala artificialmente cuando la actual administración de la Gobernación decide colapsar la economía departamental, paralizando todos los proyectos en ejecución, con el propósito de crear un clima adverso contra el presidente Morales en el Referéndum, participando además activamente de la estrategia opositora de desgaste, caso Zapata incluido.
La disminución de los ingresos no es atribuible al MAS, sino al colapso de los precios internacionales del petróleo. Esta realidad fue advertida oportunamente. Comunicamos que no se podían licitar proyectos nuevos sin financiamiento del proponente o de otras fuentes. Se informó a los empresarios que era necesario acudir a un préstamo de cerca de 200 millones de dólares para concluir las obras en ejecución. Estas iniciativas fueron paralizadas por más de un año y es ahora que, ahogados en las consecuencias de su propia estrategia, recién buscan créditos del  nivel central.
En resumen, el colapso de los precios y más de un año de inacciones deliberadas de la actual gestión están arrastrando a Tarija a la parálisis y a la recesión.

EPEN.- Se habla de una Gobernación endeudada ¿Tiene usted conocimiento de cuántos proyectos se dejaron comprometidos en la anterior gestión para su continuidad? ¿De cuánto dinero hablamos?
RR.- De acuerdo al “Plan de Rescate Financiero”, los compromisos presupuestarios llegan a Bs 3.850 millones. Monto muy alejado de la cifra de “8.000 millones de deudas heredadas” que utilizaron durante la campaña difamatoria y que ahora rara vez repiten. En el mismo documento se registra la verdadera deuda por planillas de pago que llega a algo más de Bs 400 millones.
Si entendemos la diferencia entre un “compromiso presupuestario” y una “deuda”, vemos que a finales de 2015, con medio año de gestión de Oliva, las deudas eran similares a los saldos en Caja y Bancos y los compromisos presupuestarios eran inferiores a lo ejecutado por Lino Condori en un sólo año, el 2014.
Según los empresarios, la Gobernación sólo les debe algo más de Bs 400 millones y tiene compromisos presupuestarios por Bs 2.000 millones. El Ministerio sostiene la cifra de Bs 2.100 millones.

EPEN.- ¿Qué originó el retraso en el pago de planillas y otros a las empresas constructoras principalmente?
RR.- La nueva gestión debiera haber obtenido el certificado de capacidad de endeudamiento y solicitado un crédito puente entre dos escenarios: el de altos ingresos y el de ingresos limitados por el colapso de los precios. Estos recursos financieros hubieran permitido terminar los proyectos en ejecución y tener disponibilidades importantes para otras iniciativas.
Al haber renunciado a esta acción, se produce una crisis de liquidez transitoria que no saben manejar, salvo dejando de pagar de manera arbitraria y discriminatoria los proyectos en curso.

EPEN.- Otro de los temas fuertemente criticados es la falta de planificación ¿Cómo se decidió el rumbo que debía seguir Tarija si no había un PDDES aprobado?
RR.- Siendo alertado de que la gestión Cossío-Oliva, no había cumplido con la obligación de elaborar el PDDES, mediante el  Decreto Ejecutivo 05/2011, Lino Condori instruye su elaboración.
El plan de desarrollo 2012 – 2016 fue ampliamente concertado con todos los actores departamentales y presentado a la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija.
El 5 de junio de 2012, mediante cite MPD-VPC-DGSPIE Nro 088/2012, Lino Condori fue informado de que este documento tenía un dictamen técnico favorable del Ministerio de Planificación. En esta nota, la Ministra Viviana Caro remite el dictamen favorable y el informe correspondiente instruyendo al Gobernador que “…proceda a su respectiva aprobación, publicación, difusión y ejecución”.
De manera que la gestión Condori se ajustó a un documento aprobado por el Órgano Ejecutivo y validado por el nivel nacional.

EPEN.- ¿Cuáles eran las directrices que definieron en su gestión para el departamento y cuáles fueron sus proyectos encaminados en ese rumbo?
RR.- Primero, la democratización y desconcentración de recursos. Cuando llegamos a la Gobernación, Lino observó que en la Capital, Cercado, teníamos el mayor índice de desarrollo humano de Bolivia. Al mismo tiempo, Yunchará, registraba el menor índice de desarrollo humano del país. Estas desigualdades constituyen el mayor lastre en cualquier sociedad, de manera que una de las primeras directrices fue la de cerrar esas brechas y empezar a saldar una deuda histórica con los sectores y territorios más postergados del Departamento.
En función de esta directriz, por ejemplo, la Administración Central manejó sólo un 5% del presupuesto de inversión, entregándose a las provincias y municipios algo más del 80% de los recursos.
Segundo, la concertación para la ejecución de obras departamentales. Esta desconcentración de los recursos no debía imposibilitar la ejecución de proyectos departamentales. Para ello se realizaron varias “cumbres” donde se decidieron, por ejemplo, las inversiones en carreteras y energía. Se hizo realidad la Cumbre Vial Departamental, donde cada municipio o Subgobernación se hacía cargo de un pedazo de la estrategia caminera departamental.
Y tercero, la concepción y elaboración de planes departamentales, como: Plan Departamental del Agua “Agua Para Todos y Para Siempre”,  Plan Departamental de Desarrollo Productivo, Plan Departamental Vial, y otros.
En cuanto a proyectos importantes que dejamos encaminados o en ejecución se pueden citar: Materno Infantil, Oncológico, Hospitales en Bermejo y Yacuiba, varios Caminos Departamentales, energía eólica en La Ventolera, energía solar en Yunchará, proyectos de riego, proyectos productivos, planta de residuos sólidos urbanos, PTAR, Centro de Certificación Apícola, Centro de Investigaciones sobre Bofedales Andinos, Empresa Textil, etc, etc.

EPEN.- Hemos visto varias obras de cemento ejecutadas por los subgobernadores que están vacías, paradas, sin cumplir la función para la cual fueron pensadas ¿faltó planificación? ¿Se cometieron errores?
RR.- Las prioridades de las subgobernaciones nacen de necesidades sentidas y acumuladas por la población que vive en estos municipios. Con seguridad que no todas las decisiones fueron acertadas y que se cometieron errores.
   Sin embargo son parte del proceso de aprendizaje que caracteriza a cualquier comunidad que recién empieza a hacerse cargo de su propio destino, hasta entonces objeto de tutela odiosa por parte del centralismo capitalino.

EPEN.- Se reclama también mucho sobre el tema productivo ¿Qué se hizo por el sector y qué resultados lograron en su gestión?
RR.- Hay tres factores de éxito en los emprendimientos productivos, éstos son el agua, caminos y energía. Y aquí te muestro una comparación con las diferencias entre la gestión 2006-2010 (Cossío) y la gestión 2011-2014 (Condori):
Asfaltado de caminos: 211 Km vs 354 Kms, puentes: 532 mts vs 1.120 mts, líneas de baja tensión: 702 km vs 1.233 km, líneas trifásicas: 23 km vs 182 km, nuevas hectáreas bajo riego: 2.016 vs 5.191.
Como puede verse en estos ejemplos, la gestión Condori, que sólo administró un 43% adicional de recursos que la gestión Cossío - Oliva, asfaltó un 70% más de caminos, construyó  un 200 % más de puentes, un 76% más de líneas de baja tensión, incorporó un 57% más de tierras al riego productivo, etc.

EPEN.- ¿Cuáles fueron las principales trabas que tuvieron en su gestión? ¿Qué dejaron a medias o no pudieron empezar a hacer?
RR.- La Ley Marcelo Quiroga tuvo el mismo efecto paralizante que, en su momento, tuvo la ley SAFCO. La burocracia, que sentía tener una espada de Damocles sobre su cabeza prefería el papeleo  perfecto antes que la obra perfecta.
Es necesario reconocer también las propias limitaciones técnicas del MAS y de los sectores populares que por primera vez controlaban secretarías y direcciones, que a diferencia de los partidos tradicionales, que desde la fundación de la república se turnaban en la gestión del Estado, no habían acumulado experiencias ni formado militantes en estas áreas.

EPEN.- Hoy el gobernador Adrián Oliva ha emitido una serie de decretos, de austeridad y otros, para intentar salir de la crisis ¿Qué le parecen esas medidas? ¿Las comparte?

RR.- El POA 2017 destruye el “discurso del bienestar”. Veamos las cifras concretas: En el POA 2017, de Bs 2.224 millones, consigna Bs 914 millones a Inversión. Asigna el 1.3% a educación, 1% a cultura, 1.1% a saneamiento, 0.5% a seguridad ciudadana; 5.6% a la salud y 4% a deportes. Sumando todas las asignaciones a estos sectores llegamos al 13.5%. Los sectores tradicionales (cemento) ocupan el 80% del presupuesto: 30% en caminos; 38% recursos hídricos y agropecuaria; 10% energía, etc.
En cuanto a Servicios Básicos, pone en riesgo a SETAR al asignar al Anillo Energético apenas 100 mil bolivianos para el 2017. En resumen, en el POA 2017 no existe un correlato con los objetivos expresados por la gestión y no parece tener un rumbo definido.
En cuanto al Decreto de Reactivación, podemos expresar lo siguiente: salvo algunos párrafos, consideramos que no corresponden a un decreto sino a un panfleto. En el 90% de los casos se podía haber ahorrado el decreto para simplemente emitir instructivos específicos.
La eliminación de los proyectos del POA —que supuestamente responde a la Agenda del Bienestar—, por no cumplir la Agenda, es entonces un saludo a la bandera o un chiste chapaco; los endeudamientos directos con los contratistas requieren una norma superior que los autorice; el “potenciamiento” de GNV, SETAR y EMTAGAS por la vía de su privatización (un refrito de la “capitalización” gonista) no es constitucional; se invaden competencias nacionales y municipales; es atentatorio contra la seguridad jurídica de los contratos, etc.  
Oliva se autoexpone a un proceso penal por resoluciones contrarias a la constitución y las leyes. Es una provocación deliberada, o ¿serán así de chambones?
EPEN.- ¿Que está pasando con SETAR y con la Hidroeléctrica de San Jacinto?
RR.- En lo relativo a SETAR, lo que debe preocuparnos es la posibilidad de que pierda su título habilitante al paralizar el contrato del Anillo Energético, elaborado y comprometido en la gestión Cossío-Oliva. Al parecer retrocedieron en su versión inicial de que era una competencia nacional y están haciendo gestiones para evitar la resolución del contrato planteada por ENDE.
Sin embargo, el haber consignado apenas 100 mil bolivianos a este proyecto en el POA 2017, no ayudará a convencer a ENDE de su buena fe.
En lo relativo a la Hidroeléctrica San Jacinto, las cosas son más preocupantes aún, luego de que la Gobernación firmara el nuevo contrato OMA con ENDE.
Recordemos que anteriormente operaba y mantenía esta infraestructura SETAR que, luego de descontarse los costos, entregaba a la Gobernación los excedentes por venta de energía. No puedo encontrar en el POA 2017 los ingresos provenientes de la venta de la energía que genera nuestra hidroeléctrica.
Curiosamente, burlándose de la Asamblea, hace más de siete meses que Oliva se niega a entregar una copia del contrato. Sería muy grave que estén intentando ocultar una acción entreguista ilegal y desleal con Tarija y que en realidad hayan transferido a ENDE los beneficios íntegros de la operación de la hidroeléctrica.

EPEN.- Finalmente, los alcaldes piden el 8% de las regalías en una época en la que el presupuesto se rebajó a más de la mitad en comparación con su gestión ¿Considera viable el pedido?
RR.- En el Chaco, la norma obliga a entregar recursos del 45% a los municipios. Me parece ilógico que no se pueda tener el mismo gesto democratizador en el resto de las provincias. Apruebo y considero viable este pedido.