Policía controla el incremento unilateral de tarifas en los micros Policía controla el incremento unilateral de tarifas en los micros El País

Análisis: ¿Incrementar o nivelar? La batalla por el discurso o el sablazo de 160 pesos

Escrito por  Dic 08, 2016

Algunos sindicatos de micros de la capital tarijeña han decidido aplicar por la fuerza su recaudación aguinaldesca: Desde hoy intentan que los pasajeros paguen dos bolivianos por cada trayecto y que ya la tarifa se quede así para siempre. 

Los dirigentes han desplegado de forma acelerada su mensaje, que incluye un esfuerzo notable por ganar el discurso: “Nivelar” como siempre, es el concepto y nunca “elevar o incrementar”. Paradójicamente, la mayoría de los periodistas han comprado el concepto y hablan de “nivelación de pasajes”, cuando en realidad, más parece un sablazo de proporciones.

El incremento es solo para adultos, es decir, para trabajadores y sobre todo, trabajadoras, que son quienes en su mayoría usan el servicio sindicalizado. En esta ciudad en el que los turnos laborales son  en su mayoría partidos supone cuatro viajes al día, lo que supone un incremento total de dos pesos al día, diez a la semana, cuarenta al mes. Un empleado debería destinar 160 pesos al mes en transporte. Un demagógico dirigente hacía comparaciones sobre los 0,50 centavos que por mes se han incrementado a las facturas de los servicios cooperativizados…

Los dirigentes también insisten en que el precio está congelado desde hace 15 años. Hace quince años Tarija todavía era esa tranquila ciudad de menos de 100.000 habitantes, recogidica en el centro y en que la gente apenas tomaba micro para ir a visitar a la familia que se había desplazado hasta Juan XXIII. Algunos hasta empezaban a cruzar la Circunvalación. Hoy la población se ha multiplicado y la ciudad se ha desparramado hasta los bordes mismos de la provincia. Donde antes subían 10 ahora suben 30 mientras que el precio del hidrocarburo sigue congelado. El cuento de los repuestos ya… tal…

El momento elegido para hacer la batalla es especialmente desafortunado. Hace dos años, cuando Tarija vivía su orgía petrolera podían haber llegado a un acuerdo, porque básicamente la gente pensaba en comprar su full vagoneta y no tener más que andar en los chatarreros vehículos del transporte sindicalizado que tiranizan las calles y rutas de la ciudad, concedidas quien sabe como, hace demasiado tiempo. Hoy Tarija anda en crisis profunda, cantidad de puestos de trabajo se han destruido y los que se mantienen han sufrido de facto una bajada de salarios…

Una de las salidas precisamente para paliar la falta de fuentes laborales ha sido el transporte. Hasta alguna vagonetita se ve con cartel de taxi y haciendo servicios. Prácticamente el 90 por ciento de los vehículos turismo son utilizados como taxi y aunque la Ley de la Oferta y la Demanda se aplica con dificultades, si se cotiza antes de subir las cuentas cuadran.

El debate recién ha empezado. Pronto irán apareciendo más soluciones, el uso de la bicicleta, implementar de una vez la jornada continua donde se pueda… Y también se multiplicarán los autos en el centro, perjudicando al ya de por si penoso servicio que dan los sindicatos. Nunca ningún micrero regaló su vehículo diciendo que no era rentable. Más al contrario, pocos son los propietarios que se siguen poniendo semana redonda al volante…

Sin duda Tarija requiere ya de un servicio de transporte a la altura de ciudad que quiere ser grande. Al vecino le toca resistir, al político mediar, al chofer presionar… pero la solución pasa por implementar de una vez un Servicio Público que entienda que la movilidad ciudadana es un Bien Público y no solo un negocio privado. El resto, componendas.