Jueves, 19 Octubre 2017

El cálculo masista

Escrito por  Jul 23, 2017

El Movimiento Al Socialismo tiene una mayoría arrolladora en el territorio, lo que se demuestra en el número de asambleístas departamentales pero también en el número de ejecutivos municipales y subgobernadores afines a las siglas y al proceso de cambio.

Si el MAS quisiera sería el protagonista de la lucha política en el departamento e impondría criterios y prioridades para alcanzar el desarrollo prometido que en los diferentes programas electorales presentados.
Sin embargo el MAS está lejos de ser un partido cohesionado. Nunca lo fue ni cuando se manejó con disciplina, peor ahora que la incertidumbre crece en torno al futuro del partido, ahora que la mayoría empieza a descontar que Morales optará por el retiro, en parte forzado por la salud, en parte por el agotamiento electoral y no concurrirá a la próxima cita con las ánforas.
Al menos media docena de familias calcula a diario su posición en el Movimiento Al Socialismo. De momento no pelean, solo intercambian criterios y calculan el poder de unos y otros para cuando llegue la hora de la verdad.
La indefinición es una constante tanto en Tarija como en el resto del país. Nadie en los gobiernos subnacionales está dispuesto a dejar levantar la mano hasta que no se ventile bien ventilada la sucesión de Evo Morales, o lo que toque.
El espacio que van dejando las facciones encontrada del MAS y los añicos de la oposición, también dividida en mil pedazos van abriendo un hueco para viejos líderes como Óscar Montes, a quien sus detractores le auguran un retorno a la derecha del MAS confederado con la nueva aristocracia chaqueña.
Ahí será la hora de la verdad.