Miércoles, 17 Enero 2018

Todos contra todos

Escrito por  Miguel V. de Torres/ La Mano del Moto Dic 24, 2017

En 2017 no volvió la plata del gas y no hubo elecciones así que lo que les tocaba a nuestros políticos era pelearse unos con otros hasta que hubiera plata o hubiera elecciones. Y vaya que lo hicieron. Hasta decir basta.

Las peleas entre fuerzas han estado a la orden del día, pero sobre todo las que ha habido y han acaparado páginas y minutos son las que se han desarrollado en el interior de cada alianza: UDA no existe, UNIR tampoco, el MAS en la asamblea menos, las Bartolinas se quiebran, los MAS del Chaco peor y Luis Alfaro sigue enojado con todos, también con Fernando Barrientos; eso sin mencionar la ya histórica grieta del MNR o como la revancha puede transcender a la muerte; la del MIR en este caso.
Todas las batallas internas tienen que ver con lo mismo, acaparar recursos de poder para reproducirse, las elecciones están lejos, pero menos. 2017 debía contribuir a aclarar el escenario y más bien lo ha complicado más. Por partes.

UDA no existe
Ni lo más optimistas le daban tres años de vida a la alianza que acabó colocando a Adrián Oliva como Gobernador luego de una negociación sui géneris. Oliva iba a ser sí o sí candidato y los que se sumaron a Unidad Departamental Autonomistas querían sí o sí la unidad, pero no tenían candidato. Los términos de aquel acuerdo, que unos interpretan de una manera y otros de otra, son los que hoy siguen siendo discutidos por los que se sienten “apartados”.
Oliva y su equipo, que al final se quedaron con el manejo central de la campaña de 2015, hicieron girar las ideas fuerza entre la renovación y la no confrontación con el MAS. Camino al Cambio se convirtió en una especie de guardián de una ortodoxia huida al Paraguay y Wilman Cardozo se concentró en hacer sus equilibrios en el Chaco. Doria Medina ponía la plata y el FRI la imagen de Motete.
En UDA, y sobre todo en Camino al Cambio, saltaron las alarmas cuando no se alcanzó la victoria en la primera vuelta. El grupo de Oliva decidió no correr riesgos y cerrar una alianza con Luis Alfaro, rebotado del MAS y que se había llevado el 11 por ciento de los votantes de estos, una cantidad nada desdeñable. La estrategia resultó la correcta como se vio en los resultados finales, pero el cisma ya había madurado: Camino al Cambio podía perdonar a Wilman Cardozo y su jugada con Mario Cossío, porque al final se trataba de un ajuste de cuentas de la elección nacional anterior, pero Luis Alfaro “tenía las manos manchadas” pues jugó un rol protagónico en el descabezamiento de la Gobernación en 2010 y la posterior intervención de Lino Condori. No importaba si rengó después.
Cuando Oliva presentó su primer gabinete ya se había consumado el distanciamiento. A finales de 2016 Camino al Cambio presentó formalmente su alejamiento; este 2017 se ha convertido en una batalla permanente plagada de agresiones dudas que han confundido literalmente a las bases del sector “autonomista”. El MAS evidentemente celebra, aunque no esté para tirar cohetes.

El MAS partido
Que el Movimiento Al Socialismo de Tarija siempre había sido una pléyade de voceros descoordinados, a menudo enfrentados y motivados por el calor del momento o la proximidad de elecciones o de visitas del presidente era sabido, pero normalmente se presentaban como un bloque granítico sin disensión de opiniones. No se conocían votaciones en la Asamblea que no hayan sido en bloque, apenas alguna argumentación discrepante ante los medios de comunicación.
En 2017 se ha roto esa imagen forzada del MAS en Tarija y en eso tiene mucho que ver el encarcelamiento de Julia Ramos, la lideresa histórica de las Bartolinas, recientemente liberada para cumplir la detención domiciliaria en Tarija. Ramos ha sido el puntal fundamental del Movimiento en Tarija, siempre firme al lado del presidente. Su caída en desgracia por la acusación del mal manejo del Fondo Indígena ha dejado a la matriz tocada de muerte a pesar de que desde La Paz hayan mandado nuevos asesores para tratar de reflotarla.
Donde más se ha evidenciado la ruptura es en la Asamblea Legislativa, el ex presidente William Guerrero, socio de Casa Grande, nunca quiso dejar el cargo, pero se vio obligado por las presiones de los masistas de base que veían con recelo el ascenso del empresario pero sobre todo, su debilidad a la hora de afrontar asuntos de fondo, como fue el tema del Prosol o la Ley del 8% que oscurecieron su gestión. A Guerrero, claro, no le ha caído bien el nuevo talante impuesto por Sara Armella, firme a la par que dialogante y con capacidad para llegar a acuerdos beneficiosos para todos. Desde la Comisión de Hacienda, donde se ha atrincherado Guerrero, se han puesto todas las dificultades posibles a la Directiva.
Esto en lo formal, en los subterráneo los codazos son sin piedad entre los que quieren subir, pero también entre los que este año han bajado. La pelea de los subgobernadores al interior del MAS es a sangre y fuego, y es que los Bartolomé López, Rufino Choque, Eleodoro Jurado y otros líderes que llevan gobernando años se han cansado de las promesas del presidente Evo Morales sin nada concreto.
Evidenciar este hartazgo y pretender trabajar algo con la Gobernación les ha costado un juicio sumarísimo que los campesinos quieren hacer. Ahora, los campesinos en sí mismos han decidido quedarse al margen del MAS en la última elección y “trabajar directamente con el presidente”, algo así como lo que hacen los invitados políticos que acaban siendo mayoría en las listas y puestos clave para las elecciones. El presidente actual del MAS es de Caraparí, lo que ya anticipa la dinámica que seguirá el partido, renovado por obligación pero en el que nadie cree como instrumento de toma de decisiones.
Entre los subgobernadores dolidos está Walter Ferrufino, quien alguna vez fue el designado por la Codelcam para ser candidato a la Gobernación y hoy afronta en solitario sus problemas judiciales. Por otro lado empuja Álvaro Ruíz, el presidente de la AMT y también alcalde de El Valle, que sigue firme en su objetivo de ser el futuro Gobernador.
Alfaro y su rol bisagra
Alfaro ha superado también las estimaciones de permanencia que se le daban cuando apareció en el gabinete como flamante Secretario de Gobernación. Una vitola de número dos que le duró poco. Su plan de Desarrollo Productivo acabó en un rincón sin presupuesto y sin prioridad y su historial se convirtió en un lastre para la alianza UDA y también para cualquier aproximación con el Gobierno de Evo Morales, quien ni perdona ni olvida.
Alfaro ha estado como ausente durante toda la gestión 2017, distanciado de Oliva y también de Fernando Barrientos, teóricamente su único compañero de partido. En septiembre se ventiló públicamente el malestar de Alfaro con Oliva, pero tras una charla pareció arreglarse. Luego de las elecciones del 3 de diciembre y la iniciativa de Oliva de convocar a las fuerzas de oposición para empezar a pensar en un proyecto alternativo al de Morales, Alfaro decidió pasar a la ofensiva y criticar abiertamente al Gobernador con descalificaciones de lo más coloquiales. Sin embargo, hasta la fecha, no ha renunciado.

Las micropeleas que también cuentan

Además de la pelea en el municipio, que ha despertado a algunos fantasmas del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) de Jaime Paz Zamora y que tratamos con profusión en la página siguiente, este 2017 ha habido peleas también en pequeños municipios o grandes regiones autónomas, además de en particulares partidos con más escisiones que militantes.
El MNR ha estado relativamente tranquilo este año, teniendo en cuenta que el cisma es total en Tarija entre el sector de Johnny Torres, más nacionalista, y el de Alfonso Lema, más socialdemócrata. Torres se ha empeñado en pelear con el Gobernador Adrián Oliva, hasta el momento sin éxito, y ha tanteado la pelea con Rodrigo Paz en el Municipio. Lo cierto es que todavía no ha aclarado su futuro político.
Otro movimiento que no pasó desapercibido fue el del único asambleísta de Unidad Nacional, César Mentasti, que se arrimó a Torres en la pelea por la canasta alimentaria pese a las discrepancias de su todavía jefe político Samuel Doria Medina con él. En la Federación de Campesinos hubo movimientos que dejaron fuera de juego a, por ejemplo, Eider Quiroga. En la Fedjuve se calcula un volteo al presidente Edwin Rosas, en minoría en los barrios.
En Bermejo la amistad no es tan fraterna entre el subgobernador Never Vega y el alcalde Delfor Burgos, ambos conversos del MAS. Tampoco es una balsa de aceite lo de Uriondo, con Ariel Ortega y Álvaro Ruíz en situación similar, pero donde la situación es crítica es en el Chaco.
Por las cosa de la vida, el primer Ejecutivo Regional del Chaco, aunque sea de manera transitoria, es José Quecaña, un dirigente masista que nunca destacó por su fervor autonomista. Más bien al contrario. Quecaña ni siquiera contaba con volver al Chaco con un cargo ejecutivo luego de su periplo en Tarija como asambleísta departamental 2010 – 2014, pero la pulseada entre el alcalde de Yacuiba Carlos Brú y el ejecutivo seccional Marcial Rengifo de aquel entonces acabó por apartar a este último del MAS y la puerta se le abrió a Quecaña.
Ungido como Gobernador Regional, Quecaña, que no se corre, ha empezado a devolver favores a Brú, lo que ha causado un malestar general en la base masista real como denunciaba esta semana el asambleísta Mario Aldana. Y es que el trío que conforman Brú, Quecaña y el alcalde de Yacuiba Ramiro Vallejos, electo por la oposición al MAS UDA de la mano de Wilman Cardozo pero que no tardó ni seis meses en declararse seguidor de Morales, ha sido un trío tormentoso.
Es de esperar que esto vaya a más en los próximos meses cuando los tres vuelvan a buscar acomodo en los dos espacios: el de Gobernador Regional y el de alcalde, salvo que Brú acepte ir como candidato a vicegobernador por el MAS, pero eso es otra historia.

Lo más leído hoy

Ene 17, 2018 1190

Por la democracia cívicos van al paro con bloqueos

in Política y Economía
Ene 17, 2018 545

Real Potosí se refuerza con Eduardo Puña

in Campeón
Ene 17, 2018 509

Paralizan exploración en San Telmo Norte por Ley del 45%

in Política y Economía
Ene 17, 2018 458

TED habilitó 15 solicitudes para revocar mandato en el Chaco

in Sociedad y Seguridad