En dos semanas exactas arranca el Encuentro Mundial del Chaco (EMCH) en Villa Montes. Un encuentro demasiado importante por su contenido pero sobre todo, por la suicida cuenta atrás que se ha puesto en marcha y que amenaza cada segunda a la segunda región ecológica más importante de Sudamérica.

Como cada año, inundaciones y sequías azotan a las poblaciones más vulnerables en distintas regiones. Las causas no se limitan al fenómeno de El Niño/La Niña, o a la falta de planificación y capacidades en distintos niveles estatales.

La deforestación en el país muestra que en 36 años se perdieron aproximadamente 7,8 millones de hectáreas; de las cuales, el 50 por ciento se produjo de 1996 hasta  2011. Desde 2011 hasta el 2013 disminuyó aproximadamente 2,3 millones de hectáreas de bosque en el país.