Cinco razones por las que "ya no cuela" usar funcionarios en campaña

Escrito por  Sep 15, 2014

Arrancó la campaña. Una campaña con fuerzas desiguales y pasiones controvertidas. Una campaña en las que algunos se juegan su todo y otros esperan a que los echen de menos. La campaña se presenta larga y ¿por qué no?, sucia, casi llegando a muy sucia. Eso de las redes sociales no cuela entre los políticos de toda vida, aunque lo intentan, por ello, la clásica es echar mano de “militantes” para abordar una campaña de las de siempre, de pegada de carteles, reparto de afiches, levantamiento de banderas y griterío generalizado en los mítines de todo color.

Sin embargo, los militantes son cada vez menos y los funcionarios cada vez más, y en esta extraña democracia que andamos forjando, en el que los electos se parecen cada vez más a los caudillos, hay quien no diferencia y el “miedo” se convierte en la principal pulsión a la que se apela para movilizar gente más allá de discursos ideológicos o propuestas que enamoren. Y no importa si son funcionarios o militantes. ¿Pero funciona? En Tarija cada vez menos, por muchas y variadas razones como las que se señalan a continuación de entre las recabadas por los pocos funcionarios que se atreven a levantar la voz contra este uso.

1.- Lo que hacen es un delito. La primera razón es de perogrullo, pero tan real como la vida misma. Utilizar bienes públicos para una cuestión privada no está permitido y eso incluye utilizar las horas de trabajo de los funcionarios para ir a aplaudir o hacer bulto en cualquier mitin. Aquellos que se prestan a delinquir en un momento sientan un precedente de consecuencias impredecibles.

2.- La victoria será gracias a ellos, la derrota culpa de ustedes. Los políticos agradecen a sus bases el día de la elección, a partir de ahí sacan su propia lista de afrentas. Si ganan todo el mérito lo habrán logrado ellos, por ser más guapos o más inteligentes. Si pierden, usted no habrá hecho lo suficiente por él y quedará inhabilitado para cualquier opción.

3.- El que postula, ya no estará. A Rey muerto, Rey-puesto. Salvo raras excepciones en estas próximas elecciones, nacionales y departamentales, pocos vuelven a ser candidatos a su mismo cargo. Ni el alcalde Montes. Eso supone que sea quien sea quien entre, aun siendo del mismo partido, tendrá sus miembros de confianza y estos a los amigos de sus primos y tíos, aunque no hayan trabajado en la campaña. Uno de los problemas de la no institucionalización del cargo.

4.- Hay más cargos que personas. No es una exageración, el número de funcionarios públicos se ha multiplicado a velocidades de vértigo, más allá de las personas que quieren abocar su carrera a una vida de inestabilidad, chupando medias de jerarcas. Si hay un cargo que es para usted, ahí estará. Su cargo, en cualquier caso, es un contrato temporal que se gestiona con discrecionalidad.

5.- Nadie se acuerda de quien levantaba banderas. Al día siguiente de la victoria o de la derrota, los planes hierven y las caras se diluyen. Nadie se acordará de usted porque estuvo en este acto o en aquel acto. Sin embargo, si usted consigue hacer un buen desempeño de su función pública, por solvente y eficaz, nadie querrá perderle. Si usted tiene que recordar en una entrevista de trabajo lo que hizo en el mismo cargo, algo no va bien.

Miguel V. de Torres/REDACCIÓN DIGITAL

Lo más leído hoy

Ene 19, 2017 2401

Negligencia, denominador común en el caso Mariscal

in Sociedad y Seguridad
Ene 19, 2017 771

Choferes rehúsan creación del transporte municipal

in Sociedad y Seguridad
Ene 19, 2017 407

Deficiencias en el servicio ahondan la crisis en Setar

in Política y Economía
Ene 19, 2017 355

UNIVida inicia el intercambio de las rosetas del SOAT

in Sociedad y Seguridad
Ene 19, 2017 322

Nantes recibe a Cobbel de Oruro

in Campeón