Tras desastres, el Chaco inicia su reconstrucción

Escrito por  Redacción Central/Agencias Feb 08, 2018

Después de la tormenta, no siempre llega la calma. De momento en el Chaco boliviano se sigue al detalle las previsiones meteorológicas emitidas por el Servicio Nacional (Senamhi) y las mediciones de alturas a lo largo del río Pilcomayo que han permitido tomar las previsiones con antelación para evitar males mayores a los soportados.

Lo que se ha empezado también es a evaluar los sistemas defensivos, donde se ha llegado a la conclusión que el terraplén protector de desbordes del río Pilcomayo se rompió por nueve puntos diferentes en la ribera baja, provocando inundaciones como en el caso de D´Orbigny. Por su parte, el ejecutivo regional José Quecaña, informó que la entidad pública, a través del Servicio Regional de Caminos (Sereca), inició la reconstrucción de caminos hacia las comunidades que sufrieron inundaciones, además anunció los trabajos que realizarán para redoblar la seguridad del anillo de protección en D’Orbigny.

La emergencia en el terraplén
El terraplén que evita que los desbordes del río Pilcomayo inunden a las poblaciones que se encuentran situadas en la ribera baja, en territorio boliviano, es una plataforma de tierra compactada, casi piramidal, de aproximadamente tres metros de alto, cinco metros en la base y dos en la parte superior – señala elchacoinforma.com - Se asemeja a una pared de casi 10 kilómetros y medio con un sendero en la cúspide, que permite realizar un recorrido a pie. Al Este del terraplén, distante a unos dos kilómetros aproximadamente en su parte más alejada y a 600 metros en la más cercana, corren las caudalosas aguas del río Pilcomayo. Del lado poniente (Oeste), se encuentran las comunidades habitadas en su mayoría por los weenhayeks, cuyos pobladores se mantenían seguros y a salvo de los desbordes, desde hace casi 10 años, gracias a este muro de tierra compactada.
Sin embargo, con el correr de los años el terraplén se fue debilitando y el sábado 3 de febrero cedió ante la crecida del río, al menos en nueve lugares, según el relato de los capitanes del Pueblo Weenhayek, dejando anegadas a tres comunidades que motivó la evacuación de alrededor de 473 familias al coliseo de la comunidad de Crevaux.
“Este era el anillo que cubría a toda la población de D’Orbigny y del Pueblo Weenhayek, que comprendía una distancia de unos diez kilómetros y medio de defensivo que es hecho de tierra compactada, pero por la fuerza del río no pudo resistir. Por eso nos llama mucho la atención cuando en los medios de comunicación circula que la ruptura del defensivo fue falsa alarma. El defensivo en este momento ya no existe y esperamos que las autoridades tomen los recaudos, porque la población queda ahora desprotegida”, expresó el asambleísta regional José Guerrero a El Chaco Informa, parado al borde de uno de los puntos de ruptura del terraplén.
“Nosotros decidimos mostrarle a la prensa para que hagan su informe y Bolivia entera conozca esta realidad. Esta crecida del río Pilcomayo llegó a mayores, logrando romper este defensivo que tiene nueve años. Queremos desmentir a todas aquellas autoridades que dijeron por los medios de comunicación que aquí no hubo inundación, que no hubo ruptura del defensivo. Queremos decirle al ministro Zavaleta que mande gente responsable para que tenga una información correcta de cómo vivimos acá, porque en cuatro paredes no se resuelve las cosas, caminando y viendo la situación uno habla con claridad”, manifestó Jacinto Ugarte, Capitán Grande de Mora Nueva.

La política
El Gobernador Regional José Quecaña lamentó el uso político y justificó su accionar durante los días de la emergencia. “En estos casos, las instituciones y las autoridades debemos dar la alerta; lo hicimos oportunamente, pero la población de las zonas no quiso salir. También es necesario saber que el turbión tardó en llegar de 18 a 20 horas, cuando regularmente llega en 10, hablamos de las 7 de la noche, cuando empezaron las inundaciones”, añadió Quecaña.
En ese orden, la autoridad aclaró que la labor de prevención fue efectuada a cabalidad; sin embargo, los acontecimientos sucedieron y lo que correspondió fue activar de forma inmediata el rescate, la evacuación y la asistencia humanitaria de la población afectada.