Washington quiere adquirir 100 aeronaves de última generación creadas con tecnología de invisibilidad 'stealth'.