El ministro de Defensa y el jefe del Estado Mayor del Ejército de Afganistán dimitieron el lunes tras el letal atentado talibán contra una base militar, coincidiendo con una visita del secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, quien dijo que no se hace “ilusiones” sobre los problemas del país.

Las fuerzas afganas intensificaron la ofensiva contra los talibanes, causando la muerte a decenas de ellos, entre ellos un gobernador en la sombra, informaron hoy fuentes oficiales.

A 92 personas ascendió el número de muertos causados por la explosión en Afganistán de la Madre de Todas las Bombas (MOAB) por parte de Estados Unidos, según un reciente parte emitido hoy por las autoridades.

Al término de un Vía Crucis nocturno conmovedor, el Papa Francisco manifestó anoche, en una oración dolorida e intimista, la “vergüenza por la sangre inocente derramada cada día de mujeres, niños inmigrantes y personas perseguidas por el color de su piel, por su pertenencia étnica o por su fe en Ti”.

La llamada 'Madre de todas las bombas' fue lanzada sobre terroristas de Estado Islámico en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán y cerca de la frontera con Pakistán. El lanzamiento de la bomba de unas 9,5 toneladas fue efectuado desde un avión MC-130 perteneciente a un cuerpo de operaciones especiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Estados Unidos lanzó el jueves un explosivo GBU-43, la bomba no nuclear más grande utilizada alguna vez en combate, contra una serie de cuevas en el este de Afganistán empleadas como refugio por militantes del Estado Islámico, dijo el Pentágono.

La MOAB es la bomba no nuclear más potente que el Pentágono posee en su arsenal y esta ha sido la primera ocasión que ha sido utilizada en el campo de batalla.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se ha negado a aceptar responsabilidades por la autorización del lanzamiento de la mayor bomba no nuclear norteamericana en Afganistán.

Tras prestar sus servicios durante años a las tropas estadounidenses, miles de traductores corren el riesgo de convertirse en blanco de las represalias de los talibanes si no logran abandonar el país.

Al menos ocho policías murieron en un ataque perpetrado anoche por dos miembros del mismo cuerpo presuntamente vinculados a los talibanes en la provincia de Zabul, en el sur de Afganistán, informó este sábado a Efe una fuente oficial.