Miércoles, 21 Febrero 2018

El gobernador de Beni, Alex Ferrier, afirmó el martes que Trinidad y la parte central del departamento ya vivió lo peor de la inundación y ahora las aguas descienden a la parte norte.

El presidente de la Federación de Ganaderos de Beni, Abdón Nacif, informó el viernes que suman más de 9.000 las reses perdidas a causa de la inundación en el departamento, cuya cantidad puede aumentar de agravarse el desastre natural que azota a la región.

El titular del Comando Estratégico Operacional Mamoré, Javier Ayllón, informó el viernes que se coordinan acciones orientadas a limpiar el río Itonama, con miras a vincular vía fluvial los municipios de la provincia Iténez, al este del departamento de Beni.

El gerente de la Federación de Ganaderos de Beni, Carmelo Arteaga, informó el jueves que en enero se trasladaron a Santa Cruz 23.000 reses debido a que los campos se encuentran llenos de agua y no hay pastura para alimentar a los animales.

Autoridades nacionales y departamentales alertaron este sábado a los habitantes de Beni que se espera un “segundo golpe de agua” que provocará inundaciones, aunque será de menor magnitud del “primer golpe” y del desastre registrado en 2014 .

El gobernador del Beni, Alex Ferrier, declaró el viernes emergencia departamental focalizada en el municipio de San Javier, provincia Cercado, que se declaró en desastre por las fuertes lluvias y rebalse de ríos registrados en esa región.

Dirigentes de los indígenas se quedarán algunos días más en La Paz en busca de una reunión con ministros o el presidente Evo Morales.

En el Beni las fuertes precipitaciones pluviales afectaron a unas 4.000 familias en cuatro provincias, informó el director del Centro de Operaciones de Emergencia del departamento (COED), Christian Cámara.

93 adultos y 74 menores de edad permanecen en el coliseo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), después de que decidieron dejar sus comunidades indígenas del departamento de Beni para buscar ayuda humanitaria en la ciudad de La Paz.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó el sábado que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) dio duro golpe al tráfico de drogas con el secuestro de más de 604 kilos de cocaína, valuados en 4,8 millones de dólares, en el selvático departamento de Beni, nordeste de Bolivia, alijo que iba a ser llevado a Brasil.