El concejal del municipio de San Andrés, David Cayo, informó el miércoles que la caída de un puente de hormigón en ese municipio de la provincia Marbán, al sur de Trinidad, perjudica a los productores de la zona porque no pueden sacar su producción.

El comandante departamental de la Policía del Beni, Mario Cata, informó el lunes la aprehensión y posterior deportación de 23 súbditos cubanos, que se encontraban de forma irregular en el municipio de Rurrenabaque, de la provincia Ballivián al oeste de ese departamento.

El asambleísta departamental del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Paúl Bruckner, informó el lunes que en Magdalena, capital de la provincia Iténez, al este de Beni, el nivel del río Itonama sube 25 centímetros por día y existe el riesgo que se desborde en algunos sectores.

El presidente Evo Morales entregó el sábado una unidad educativa en la comunidad Santa Ana de Museruna, municipio de San Ignacio de Moxos, al sur oeste del Beni, que demandó una inversión superior a los 2 millones de bolivianos, en el marco del programa "Bolivia cambia, Evo Cumple".

El gobernador de Beni, Alex Ferrier, afirmó el martes que Trinidad y la parte central del departamento ya vivió lo peor de la inundación y ahora las aguas descienden a la parte norte.

El presidente de la Federación de Ganaderos de Beni, Abdón Nacif, informó el viernes que suman más de 9.000 las reses perdidas a causa de la inundación en el departamento, cuya cantidad puede aumentar de agravarse el desastre natural que azota a la región.

El titular del Comando Estratégico Operacional Mamoré, Javier Ayllón, informó el viernes que se coordinan acciones orientadas a limpiar el río Itonama, con miras a vincular vía fluvial los municipios de la provincia Iténez, al este del departamento de Beni.

El gerente de la Federación de Ganaderos de Beni, Carmelo Arteaga, informó el jueves que en enero se trasladaron a Santa Cruz 23.000 reses debido a que los campos se encuentran llenos de agua y no hay pastura para alimentar a los animales.

Autoridades nacionales y departamentales alertaron este sábado a los habitantes de Beni que se espera un “segundo golpe de agua” que provocará inundaciones, aunque será de menor magnitud del “primer golpe” y del desastre registrado en 2014 .

El gobernador del Beni, Alex Ferrier, declaró el viernes emergencia departamental focalizada en el municipio de San Javier, provincia Cercado, que se declaró en desastre por las fuertes lluvias y rebalse de ríos registrados en esa región.