“La situación de nuestros originarios es muy lamentable”

Escrito por  Ramiro Jiménez/Saltarija Dic 16, 2016

“No es cultural, no tienen para comer”, arrancó declarando el médico de la Misión Chaqueña Rodolfo Franco, e inmediatamente agregó: “Hay gente que cree que es cultural, cuando en realidad no tienen para hacer dos comidas, a veces no tienen ni para una”, declaró claramente molesto por lo que vive la comunidad por la que él vela.

“Los pueblos indígenas, antiguamente vivían del monte, de la caza y la recolección, pero el río está contaminado con glifosato por causa de los ingenios, entonces, no hay peces y los que hay son muy pequeños, alcanzan para una persona”, relató el profesional que se casó con una mujer de la comunidad wichi.
“No hay animales para cazar para los matacos, chanés y pilagás y entonces tienen que comprar comida, pero no tienen recursos para hacerlo”, continuó el médico y acotó que “el 70% de los chicos de la Misión Chaqueña no se alimenta debidamente, porque solo comen una vez por día”.

Otro bebé muerto
Respecto del bebé fallecido el fin de semana aseguró que no había médicos en Hickman y por eso el niño murió en el camino, sobre una moto. “El bebé no pesaba nada. Me di cuenta que estaba desnutrido, pesaba muy poquito. Al año tiene que pesar 10 a 12 kilos y este chico pesaba como uno de cinco meses”, señaló Franco.
El profesional dijo que interactúa “permanentemente con profesionales indígenas, pero esto excede el tema médico”.
Según Franco, “los niños aborígenes no tienen vitaminas en el cuerpo, ni proteínas, son muy vulnerables y se resfrían igual en invierno que en verano”.
“Habría que dejar de lado la burocracia y poner más dinero”, insistió el médico y reveló que hace pocos días el Plan Remediar mandó tres cajas con solo 18 frasquitos de paracetamol gotas para 1200 chicos. “No tenemos nada, la salud no es un gasto, es una inversión”, insistió.
De acuerdo a su visión, si los aborígenes tuvieran agua, tendrían chacras y “no necesitarían bolsones o asistencia del estado”.
Si el Ministerio de Salude decidiera trasladarlo, las comunidades no lo permitirían. “Misión Chaqueña tiene 1200 chicos y 3500 personas en total y la comunidad vecina, Carboncito, tiene 1500. El 95% debe estar muy contento con mi trabajo, sería muy provocador que me sacaran”, advirtió el médico.
“No sé qué me pasará, seguramente me harán preguntas con enojo, pero no vine a Salta a hacer amigos, vine a ayudar. La gente que no me quiere es porque digo la verdad y no me interesa la amistad de Embarcación, en cambio, mis amigos salteños son personas de buena voluntad”, finalizó Rodolfo Franco.

Lo más leído hoy