El frío y sus efectos

Escrito por  Gustavo Márquez May 19, 2017

El frío es un importante problema de salud, algunas veces algo olvidado desde el punto de vista médico, posiblemente porque sus efectos indeseables no son tan llamativos como los producidos por el calor.

Los problemas derivados del frío no tienen un efecto inmediato sobre las personas y en muchas ocasiones, sus primeros síntomas aparecen a los pocos días de habernos expuesto a bajas temperaturas.

Conociendo más
La temperatura ambiente influye en el estado de salud de las personas de una forma significativa. Durante el invierno la temperatura ambiente tiene grandes oscilaciones durante la noche puede llegar a bajo cero y durante el día oscilar entre los 14 y los 20 grados, mientras que nuestro organismo requiere mantener una temperatura constante.
El frío inhibe las respuestas inmunitarias. Este fenómeno es en parte el causante del mayor número de infecciones que ocurren durante los meses invernales. De hecho la fiebre (elevación de 1 ó 2º) de la temperatura mejora la respuesta inmunitaria y dificulta la multiplicación de algunos gérmenes.
Una de las creencias populares más enraizada es que el frío y la humedad producen reuma, afectando a los huesos y justificando los dolores reumáticos que se agudizan en otoño e invierno. Se utilizan expresiones como, “tener el frío metido en los huesos” o “me duelen los huesos del frío”. Es tal la creencia, que algunos se plantean un cambio de trabajo o, incluso, de residencia, al iniciar dolor o molestias en el aparato locomotor.
Hay que aclarar que el frío y la humedad no causan enfermedades reumáticas. Por tanto, cuando comienzan las dolencias reumáticas se debe consultar al médico para averiguar el carácter y origen del problema. Se reconoce, sin saber por qué, que estas condiciones climatológicas agravan los síntomas en bastantes enfermedades reumáticas.

Lo más leído hoy